Un salmantino y una abulense se suman al despliegue de Cruz Roja en Nepal

El salmantino Ángel García y la abulense Sara Escudero son dos de los delegados de Cruz Roja que han viajado en las últimas horas con destino a Kalikasthan (Nepal), donde se encuentra una unidad de respuesta a emergencias de saneamiento masivo.

El salmantino Ángel García y la abulense Sara Escudero son dos de los delegados de Cruz Roja que han viajado en las últimas horas con destino a Kalikasthan (Nepal), donde se encuentra una unidad de respuesta a emergencias de saneamiento masivo.

Dos meses después del terremoto que asoló al país, los nepalíes conviven habitualmente con las consecuencias de la llegada de las temporadas de los monzones, dos veces al año, un fenómeno que genera vientos que desencadenan lluvias torrenciales y fuertes inundaciones.

Por estos motivos, a lo largo de los años se han visto obligados a desarrollar su capacidad de adaptación a los cambios estacionales que el monzón trae a sus vidas y se suma el impacto del terremoto del pasado 25 de abril, de 7,8 grados, y de un segundo seísmo de 7,3 grados dos semanas después, que han añadido "mayor complejidad a todos estos retos y ha limitado las capacidades de las comunidades y las familias para hacerles frente, especialmente para sectores con alta vulnerabilidad previa".

Así lo ha señalado Cruz Roja en una información facilitada a Europa Press, en la que se remarcan los esfuerzos llevados a cabo por esta entidad humanitaria para "asistir a los damnificados por los terremotos, que incluyen asistencia sanitaria, refugio, dotación de agua o higiene".

Estas tareas también responden a otras acciones como el almacenamiento de alimentos, dirigido a prevenir los efectos adversos que la temporada monzónica pueda tener sobre la población", un fenómeno que tendrá una duración de unos 105 días, con mayores precipitaciones en las regiones del centro y este del país, las más dañadas por los terremotos.

NECESIDADES

"La llegada de los monzones no viene sino a agravar aún más las carencias de la población, cuando se cumplen dos meses del terremoto del 25 de abril" unas necesidades como las vinculadas al suministro de agua, el saneamiento o el alojamiento.

Otras necesidades están vinculadas con las escuelas (hay 7.800 escuelas y más de 32.000 aulas destruidas o gravemente dañadas); la seguridad alimentaria (hay 236.000 agricultores afectados en seis distritos) o la salud (seguimiento de heridas de trauma, restauración de los servicios de cuidados primarios interrumpidos y preparación para la temporada monzónica), ha apuntado Cruz Roja.

La intervención de Cruz Roja Española se centrará durante las próximas semanas en la puesta en marcha de proyectos de recuperación de los medios de vida de las comunidades afectadas con el fin de incrementar sus alternativas de generación de ingresos y las capacidades de las familias.

Estas medidas incluirán la entrega de efectivo para cubrir necesidades básicas, la distribución de bienes, la formación ocupacional y actividades de generación de ingresos a nivel familiar y comunitario.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento