Maltrato
Un hombre gritando a una mujer. GTRES

Desde que hace diez años entraran en funcionamiento los juzgados de violencia machista y las secciones especializadas en las Audiencias Provinciales, se han dictado cerca de 200.000 sentencias, de las cuales 160.000 han sido condenatorias, de acuerdo a los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

El próximo lunes 29 de junio se cumple el décimo aniversario de la puesta en marcha de los órganos judiciales especializados en violencia de género.

España cuenta con 106 juzgados especializados en violencia de género
y 355 mixtos
Actualmente existen 106 juzgados de violencia sobre la mujer exclusivos en toda España, lo que supone que estos órganos judiciales se han multiplicado por seis en estos diez años ya que esta especialización arrancó en 2005 con 17 juzgados. Hay, además, 355 juzgados compatibles, cuyos titulares reciben una formación especializada similar a la que se imparte en los juzgados penales y en las secciones de las Audiencias Provinciales competentes en materia de violencia de género.

Estas unidades han instruido desde su creación más de 1,4 millones de delitos y han dictado cerca de 200.000 sentencias, con un porcentaje de condenas que se aproxima al 80%, hasta alcanzar las 160.000. En el mismo período se han solicitado más de 300.000 órdenes de protección, de las que se han concedido más de 180.000, es decir, el 60 % de las presentadas.

Coordinación y sensibilización

Ángeles Carmona, presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del CGPJ, valoró este viernes los progresos alcanzados a través de un comunicado.

La responsable institucional alertó de que es necesario potenciar los mecanismos de protección de las víctimas, especialmente en cuanto a coordinación institucional y sensibilización ciudadana.

Carmona defiende la "gran labor" llevada a cabo en estos diez años por los juzgados específicos, que, en su opinión, han contribuido a que España sea un "referente internacional" en la lucha contra la violencia de género. Por ello, considera imprescindible continuar ofreciendo "una respuesta adecuada y firme" del Estado de Derecho frente a los maltratadores.