san juan hogueras
Los jóvenes se divierten (EFE). EFE

Para festejar la entrada del estío, tradicionalmente los ciudadanos acudían a cenar al campo el 23 de junio: comían productos típicos y cuando llegaba la medianoche encendían fogatas, bailaban a su alrededor, lanzaban cohetes y se bañaban en el mar.

Enormes figuras de cartón y madera que se queman en la noche de San Juan como homenaje al fuego

Esta costumbre se mantuvo con el tiempo y en 1928 se constituyó de manera formal como las fiestas de Hogueras de San Juan.

Durante varios días, Alicante, Murcia, las playas de Vigo Lugo o A Coruña celebran este grandioso homenaje al fuego, hermano de las Fallas valencianas, en el que los protagonistas principales son auténticas obras de arte efímero: las “hogueras”, las enormes figuras de cartón y madera que se queman en la noche de San Juan.

En Levante se vive a lo grande

Alicante es la ciudad más emblemática de estas significativas fiestas.

Desde el mes de mayo la ciudad elige a la reina de las fiestas, la llamada "Belleza del Fuego", entre las candidatas presentadas por la comisión de cada barrio.

Los festejos comienzan oficialmente el 20 de junio, con la colocación de las monumentales "hogueras" que, con su aire satírico, llenan las calles de Alicante de ingenio y buen humor.

Ese día también se instalan las "barracas" en el recinto ferial, donde se realizan las verbenas populares y se degustan las típicas brevas y cocas, una especie de empanada de atún, cebolla y piñones.

Todos los días a las dos de la tarde tiene lugar la conocida mascletá a la que hay que acudir con tapones

El 21 de junio tiene lugar el desfile de bandas de música y de las comisiones, con sus respectivas "bellezas" y damas de honor vestidas con trajes tradicionales.

En la jornada siguiente, se produce la ofrenda floral a la patrona de la ciudad, la Virgen del Remedio; y el día 23 se celebra el desfile folclórico internacional, una vistosa cabalgata en la que participan grupos de baile procedentes de todo el mundo.

Además, todos los días a las dos de la tarde, del 20 al 24 de junio, se realizan espectáculos pirotécnicos en la plaza de los Luceros: son las ruidosas "mascletás", a las que conviene asistir con tapones en los oídos, dado el estruendo provocado por la pólvora y los cohetes.

Y por fin, a las doce de la noche del 24 de junio llega la "cremá", el momento cumbre.

Tras una extraordinaria palmera blanca de fuegos artificiales, las "hogueras" repartidas por toda la ciudad arden entre alegría, bailes y cantos, al mismo tiempo que los bomberos lanzan agua a los asistentes en lo que se conoce como la "banyá".

Sin embargo, la fiesta no acaba todavía. Desde el día 25 hasta el 29, se celebra en la playa del Postiguet el concurso de fuegos artificiales, mientras que el casco antiguo de la ciudad se anima con el mercado medieval y sus distintos espectáculos.

La ruta de San Juan

La brujería de las hogueras se extiende de Norte a Sur.

  • Galicia: En esta tierra de meigas no pueden faltar las las supersticiones, como saltar siete olas en una playa, comer sardinas y pasar la noche junto al fuego. El que quiera hacerlo todo sólo tiene que pasarse por alguna de las playas de Vigo , Lugo o A Coruña.
  • Bilbao: lugar donde se celebra el famoso aquelarre de Artxanda, en el que se recreará un Círculo de Morgana con pitonisas, mercado esotérico, quema y degustación de txahala (ternera).
  • Valladolid: viaja en el tiempo hasta los 80 y los pucelanos pueden disfrutar de la música de la Guardia, la Frontera y los Rebeldes, mientras saltan las hogueras.
  • En el Sur: todas las poblaciones se visten de fiesta, como Salobreña (Granada) que recibe a San Juan con un pasacalles de fuego y teatro que dará lugar a una espectacular hoguera en la playa y un castillo de fuegos artificiales.