Escándalo en Inglaterra por las imágenes de una orgía policial
La imagen de la discordia, en la que aparecen cuatro policías y una joven. (THE SUN) THE SUN

El pasado mes de abril, The Sun destapaba un escándalo en la Guardia Escocesa, después de que cuatro de sus soldados se grabaran en vídeo mientras bebían alcohol desnudos.

Hace unos días, el mismo tabloide sensacionalista recogía una nueva polémica entre los miembros de la policía británica; esta vez no se trata de la guardia de la Reina sino de los Red Caps, la policía militar inglesa, quienes han protagonizado un auténtico escándalo sexual que ha conmovido al país.

Esta guardia se rige por el "ejemplo", según sus propias palabras

Varias imágenes publicadas por The Sun muestran a los militares completamente desnudos, desprovistos sin sus trajes militares aunque, eso sí, con la gorra que les identifica.

Al parecer, junto a los miembros de la Policía Militar había varias mujeres, igualmente desnudas, que alternaban juegos con los policías con tragos de whisky.

Además, en las instantáneas puede verse cómo una de ellas posa con las gorra de los uniformados.

Esta guardia, que cuenta con más de cinco mil oficiales, se rige por el "ejemplo", según sus propias palabras.

El origen de las imágenes está siendo investigado, según afirma el propio diario.

La opinión pública está dividida en Inglaterra, ya que muchos consideran que el comportamiento de estos Red Caps es intolerable y vergonzoso, mientras que otros consideran que lo que hagan los policías fuera de su horario de trabajo no les incumbe.

Antecedente en la Guardia Escocesa

Tres Guardias Escoceses vestidos tan solo con el gorro del uniforme y la chaqueta del mismo bailaban al ritmo del éxito de los Beatles Twist and shout, mientras bebían y exhibían sus genitales a la cámara en un vídeo publicado por The Sun el pasado mes de abril.

Los cuatros soldados, procedentes de Glasgow, Escocia, y pertenecientes a la compañía F, encargada de la guardia en Buckingham Palace (residencia de la Reina), aparecían blandiendo botellas de sidra y de vino, que introdujeron a escondidos en su barracón, donde está prohibida la entrada de cualquier bebida alcohólica.

Una portavoz de la armada describió el vídeo como una "gamberrada de unos jóvenes soldados que no vamos a consentir. Han sido identificados y nos encargaremos de ellos."

Además, un compañero de estos jóvenes afirmaba que habían traído "la vergüenza al regimiento" y tenían "que ser echados".