Las cuñas y las romanas marcarán tus pasos este verano

  • Las sandalias gladiadoras se imponen como las reinas del verano.
  • Las cuñas, estampadas, y con mil y una variantes, llenan los escaparates y la calle.
  • "Las cuñas son la manera más sencilla y bonita de ganar centímetros sin sufrir", dice Lobato.
La cantante Edurne, representante de España en Eurovisión, luciendo unas sandalias romanas durante el ensayo de su tema Amanecer para la final.
La cantante Edurne, representante de España en Eurovisión, luciendo unas sandalias romanas durante el ensayo de su tema Amanecer para la final.
Robert Jaeger / EFE

Ganar centímetros sin morir en el intento: la oferta de las cuñas es difícilmente rechazable. No hay secreto: las hay de tantos tipos, estilos y alturas que pocas no caen rendidas sobre sus generosas bases.

Lejos de ser destronadas por las puntas o los finos tacones, las cuñas se imponen una vez más como las reinas del verano. Desde el estilo retro hasta la versión más sofisticada pasando por modelos muy casuales: la variedad llena los escaparates y las calles. Y por supuesto han sido protagonistas de todos los desfiles.

Abotinadas, con la cuña transparente o estampada (el tropical es lo más esta temporada), en blanco o azul eléctrico, o de esparto (las alpargatas) y con tiras.

No en vano, las cuñas, desde su invención en los años 30 por Salvatore Ferragamo, nunca han desaparecido del todo del mundo de la moda.  Su creador, Ferragamo, creó primero la cuña ortopédica en 1935, y un año después diseñó la de tacón.  La más mítica de sus creaciones probablemente sea la cuña de corcho, material por el que se decidió dada la escasez del cuero y hule de la época. Y teniendo en cuenta el peso de la madera, el corcho era una opción mucho más cómoda.

La diseñadora y estilista Ana Iriberri retrocede aún más: "Los primeros modelos similares a los actuales podrían ser los chapines usados en el Renacimiento que se elevaban exageradamente del suelo resultando realmente complicado mantener el equilibrio. Con el paso del tiempo evolucionó reduciéndose la altura y evolucionando hacia las cuñas o zapatos de plataforma actuales".

Gladiadoras: el calzado más antiguo del mundo

Son el nuevo "must": las romanas. Aunque el 'nuevo' tiene importantes matices: "las sandalias son el calzado más antiguo, ya los egipcios popularizaron un modelo de sandalia muy básico", explica la diseñadora Ana Iriberri, "pero fueron los griegos los que evolucionaron el modelo siendo probablemente el primer calzado similar a lo que hoy conocemos como sandalia, teniendo una suela de cuero y que se ataban a la pierna o al tobillo, aunque fueron los romanos los que perpetuaron el uso de las sandalias "romanas" que tanto se llevan últimamente".

Dato curioso es cómo indicaba la clase a la que pertenecía al persona en función de cómo era la forma y el color. Las mujeres de clase alta llevaban zapatos más cerrados y de colores mientras que las de menor rango usaban sandalias de cuero abiertas y siempre en sus colores naturales. La sandalia era además el calzado que usaban los trabajadores y los soldados para trabajar, y los militares romanos usaban unas sandalias muy resistentes y claveteadas hasta las rodillas y que se ataban con lazos en la parte delantera.

Motivos no faltan: la vuelta a los 70, la estética boho y el estilo folk que marcan la moda del verano. Hay además muchas maneras de llevarlas, atadas a la pierna, por debajo de la rodilla, con cremallera trasera o flecos, y las bajas.

Edurne lució unas espectaculares sandalias romanas en Eurosvisión, pero, ojo, porque si con las cuñas es sencillo acertar, con este tipo de calzado hay piernas y cuerpos que no dejan tanto margen, son probablemente el calzado más complejo. A salvo quedan piernas largas y estilizadas, ya que podrán ponerse todos los tipos de romanas sin temor al acortamiento.

No obstante, bueno es tener presente que en color nude son más sencillas de lucir ya que no harán tanrtos cortes en las piernas, aunque si se tiene pierna larga, cualquier opción será buena, y aquí los básicos cuentan: el color marrón o negro.

El pantalón corto puede ser una de las perndas que mejor combine con las romanas. Los minivestidos también cuadran a la perfección con ellas. En ambos casos si no se tienen piernas largas o no se es alta, mejor apostar por unas de tacón, ya que acortan la pierna.

Otra prenda, muy presente esta temporada, con la que no fallan es con los vestidos largos y vaporosos estilo hippie, con estampados de flores o con colores vivos. 

Si la opción es lucirlas con pantalón entonces el largo debe permitir que se vean y no taparlas. ¿Qué sentido tendría llevarlas si no se ven? Algunas famosas las llevan superpuestas al pantalón, pero esta opción es arriesgada.

Para quién y cómo

"Las cuñas se han consolidado como el primer calzado perfecto para casi cualquier ocasión, dada su versatilidad y comodidad, existiendo modelos realmente sofisticados u otros más 'casual' en función tanto del diseño", apunta Iriberri, para quien las romanas son mucho más complejas.

Las pautas que da la diseñadora bien valen además para las cuñas:  "Si tienes el tobillo ancho debemos evitar las de pulsera para no dotar de más volumen a esa zona, así que las sandalias tipo romano, especialmente las más aparatosas, no son la mejor opción. Las pulseras en todo calzado producen un efecto de acortar la pierna en esa zona, por lo que deberemos usarlas preferentemente si tenemos piernas largas y mejor con prendas que produzcan un efecto contrario o de alargamiento como faldas cortas, shorts, pantalones pitillo, etc...".

Maribel Lobato coincide en la versatilidad e idoneidad de las cuñas: "Las cuñas tienen la virtud que favorecen siempre y que estilizan la figura, dandonos esos centímetros de más que buscamos en los tacones, pero además siendo un calzado muy cómodo...".

¿Qué modelo elegir? "De cara al verano y para dar un aire mas informal están de tendencia las de esparto y corcho, y vienen muy fuertes las crochet en tendencia boho chic, las de denim también son muy combinables y con un lazo las podemos dar un aire vintage o pin up", recomienda Iriberri.

Para Maribel son válidas para todas las situaciones: "Las cuñas son aptas para todas las ocasiones, eventos especiales, bodas, y trabajo, lo único que tenemos que tener en cuenta es el material de la cuña, y el largo de la prenda que llevemos, ya que por ejemplo si llevamos una falda por debajo de la rodilla y usamos un tipo de cuña con cuerdas o atada al tobillo, el efecto será el de acortar nuestra pierna en lugar de estilizarla. Así como con vestidos largos, el largo perfecto es dejar ver un centímetro el calzado, no que el vestido largo quede por encima del tobillo".

En cuanto a las romanas, cuanto más finas sean las tiras menos acortan la pierna. "Quedan perfectas con vestidos largos porque se consigue un estilo hippie muy de moda esta temporada, así como con vestidos blancos o vestidos cortos para conseguir ese efecto bohemio", aconseja Lobato. "Un error a evitar es si tienes la pierna ancha y gordita, llebar un estilo gladiadora y atada hasta la rodilla, ya que puede dar la sensación de pierna "embutida" además de parecer que corta la circulación".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento