Plaza Río 2
Las obras del centro comercial de Madrid Río ya están en marcha. JORGE PARÍS

El centro comercial de Madrid Río, bautizado como Plaza Río 2, está en marcha desde el pasado 1 de junio. Ese día comenzaron unas obras que previblemente se prolongarán hasta el año 2017. Las máquinas están realizando a buen ritmo los primeros trabajos en el solar entre los números 109 y 111 de la calle Antonio López (Usera) para la construcción de una gran superficie comercial que la nueva alcaldesa, Manuela Carmena, calificó de "tremendo disparate" y se comprometió a paralizar en campaña electoral. "No tiene sentido meter esto en una espina verde de la ciudad", afirmó. 

Dos meses después del comienzo de las obras, el nuevo gobierno municipal aún sigue estudiando el modo de cumplir su promesa electoral. "Los técnicos municipales están estudiando lo que se puede hacer y qué posibilidades hay de paralizar las obras", han asegurado a 20minutos fuentes del Ayuntamiento. El primer paso lo ha dado el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, que anunció a mediados de mes que el Ayuntamiento está auditando la declaración responsable que permitió el inicio de las obras de construcción. Abogados expertos en urbanismo consultados por este medio coinciden en que "sería relativamente sencillo encontrar motivos técnicos para la paralización de la obra debido a que es muy complicado cumplir todas las exigencias en este tipo de construcciones. La normativa es muy compleja". En caso de no poder hacerlo, el Ayuntamiento tendría que pagar una indemnización a la empresa para paralizar el proyecto.

Desde 2012, la ley de Dinamización de la Actividad Comercial en la Comunidad de Madrid permite a las empresas la ejecución de obras y el ejercicio de la actividad sin necesidad de obtener la licencia de obra Pese a las promesas de la anterior alcaldesa, Ana Botella, de no adjudicar el plan para Madrid Río antes de la conclusión de la legislatura, el Partido Popular aprobó por mayoría absoluta el Plan Especial para el proyecto el pasado 28 de abril, en el último pleno antes de las elecciones, aunque la modificación de uso de esta parcela apareció en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid el 22 de mayo, dos días antes de los comicios municipales.

Gracias a ello, la Sociedad General Inmobiliaria de España (SGIE), promotora de la obra, ha podido poner en marcha con rapidez las grúas y excavadoras. Desde 2012, la ley de Dinamización de la Actividad Comercial en la Comunidad de Madrid permite a las empresas la ejecución de obras y el ejercicio de la actividad sin necesidad de obtener la licencia de obra, basta con una simple declaración responsable.

La construcción del Plaza Río 2 ha contado con el rechazo de los vecinos, que presentaron 297 alegaciones en contra que fueron desestimadas. La Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) ha pedido al Ayuntamiento "la inmediata apertura de una inspección a las obras del centro comercial, la suspensión de las mismas y la reconsideración de la actuación tomando en cuenta las demandas del vecindario". Los vecinos de la A. V. La Unión de Almendrales consideran que la construcción del complejo comercial perjudicará al comercio y afectará negativamente al tráfico: "Se van cargar al pequeño comerciante, que sigue pasando momentos complicados. Además, el complejo va a colapsar aún más el tráfico de la zona, ya de por sí insostenible", afirma su presidenta, María Luisa Díaz Rubio.

"No nos constan las reticencias de la alcaldesa"

El proyecto consiste en la contrucción de un enorme complejo comercial con 180 tiendas y 1.500 plazas de aparcamiento que ocupa una superficie de 40.000 metros cuadrados. La SGIE es propiedad del multimillnario rumano-francés Robert de Balkany, dueño también de la Sociedad de Centros Comerciales de España (SCCE), compañía encargada de la comercialización de los espacios comerciales del recinto. El primer centro comercial que gestionó en Madrid fue La Vaguada (1983). En toda España gestina 25 centros comerciales. Desde SCCE aseguran no tener constancia de "que la alcaldesa de Madrid tenga reticencias con relación al proyecto".

De Chamartín a Canalejas

El centro comercial de Madrid Río no es el único proyecto de la era Botella que Manuela Carmena podría frenar. La alcaldesa de Ahora Madrid pretende auditar las actuaciones municipales llevadas a cabo anteriormente a su llegada, calificadas por su partido como "pelotazos urbanísticos", para la realización de la Operación Chamartín, la demolición parcial del Edificio de Plaza de España, la Operación Manzanares y el Complejo Canalejas.

  • Operación Chamartín. La Operación Chamartín, rebautizada como Distrito Castellana Norte, volvió a reactivarse en enero después de más de 20 años bloqueada. Ahora, el Ministerio de Fomento, el Ayuntamiento, la Comunidad y el BBVA han llegado a un nuevo acuerdo para relanzar el proyecto. Los trabajos empezarían a finales de este año o a inicios de 2016 y costarán unos 6.000 millones de euros. El objetivo es convertir el tramo norte de la Castellana en un barrio financiero, al estilo de La Defense parisina o el Canary Warf londinense. Para ello, se prevé soterrar las vías y la estación de Chamartín, con lo que se dejarían parcelas libres para construir edificios de viviendas (17.000) y de oficinas. El Tribunal Supremo revocó en abril por falta de motivación la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que anuló la operación en 2013 basándose en una norma que impide edificar con altura superior a tres pisos. Carmena se reunió el pasado 24 de junio con el presidente de Distrito Castellana Norte, Antonio Béjar, en lo que calificó de "primera toma de contacto".   

  • Operación Manzanares. El proyecto, que ejecutará FCC, contempla la demolición del estadio Vicente Calderón para levantar más de 2.000 viviendas de precio libre y dos rascacielos. Recientemente, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha paralizado cautelarmente el plan urbanístico que el Ayuntamiento de Madrid aprobó en 2009. El proyecto cuenta también con el rechazo unánime de los vecinos de la zona, que ya la han bautizado como 'el Manhattan de Arganzuela'. Los vecinos opinan que antes que más viviendas, la zona necesita "un instituto, una biblioteca, un centro de salud, un polideportivo y un centro social".

  • Complejo Canalejas. El denominado Complejo Canalejas, que desarrollará el Grupo Villar Mir, está previsto que se inaugure en octubre de 2016. El proyecto, que contará con una inversión total de 500 millones de euros, contempla la apertura de primer establecimiento hotelero de la cadena canadiense Four Seasons en España, un centro comercial de 16.000 metros cuadrados repartidos en tres plantas y un aparcamiento subterráneo con capacidad para 500 vehículos. El presidente de OHL y del Grupo Villar Mir, Juan Miguel Villar Mir, ha dicho públicamente que ve "muy difícil que se pare"el proyecto.  "Tengo confianza en que continuará en marcha, como debe ser, cuando el Ayuntamiento de Madrid vea que hay edificios cerrados en Madrid y que estamos construyendo en ellos el mejor hotel de Europa, uno de los mejores en el mundo y creando miles de empleos directos", ha asegurado Villa Mir, que compró la antigua sede de Banesto al Banco Santander en 2012 por 215 millones de euros. 

  • Edificio de Plaza de España. El Grupo Wanda, propiedad del magnate chino Wang Jianlin, compró en 2014 el emblemático edificio al Banco Santander por 265 millones de euros. La Comunidad de Madrid ya ha autorizado al magnate a levantar hasta 15.000 metros cuadrados de uso comercial y un máximo de 22.000 metros cuadrados para el hotel de lujo que quiere abrir en el centro de la capital.

Consulta aquí más noticias de Madrid.