Eric Ravilious, Hurricane in Flight, c.1942
Aviones de combate en vuelo pintados por el acuarelista Ravilious, que moriría poco después en un accidente aéreo Private Collection - Courtesy Dulwich Picture Gallery

La obra de Eric Ravilious (1903-1942) captura un sentido de inglesidad que caracterizaba a la sociedad británica en el periodo de entreguerras, cuando nada más salir de la I Guerra Mundial, Europa volvía a ser un polvorín. Los paisajes rurales despoblados y las escenas marítimas en tonos apagados envuelven las acuarelas en una mística apacible, como si nada malo pudiera suceder en esos lugares.

El artista no fue clasificado como tal, siempre se le encasilló como artesano. Aunque la pintura era su vocación, fue más conocido como diseñador y grabador de madera. Expuso sus trabajos en tres ocasiones —en 1933, 1936 y 1939— y los críticos acogieron las obras como "casi intraducibles" y "mágicas, casi místicas". Sin embargo Ravilius casi nunca habló de su arte, no sentía la urgencia de promocionarse como personaje creativo. Disfrutaba de una buena taza de té, era hogareño y optimista y derrochaba un fino sentido del humor.

90 acuarelas

Hasta el 31 de agosto, la Dulwich Picture Gallery de Londres alberga la mayor exposición del artista organizada hasta la fecha. Ravilious arroja luz sobre el ahora considerado como uno de los principales acuarelistas británicos del siglo XX. A falta de testimonios directos del autor, el conjunto de más de 90 acuarelas (que se completan con litografías, grabados y material de archivo) facilita la comprensión de los motivos e ideas que desarrolló. Entre las piezas exhibidas las hay imprescindibles como la ensoñadora The Westbury Horse (1939) y la que podría ser su pareja, Train Landscape (1940)

Vivía en el campo una vida tan apacible como sus acuarelas de invernaderosTrabajó como diseñador comercial e ilustrador de libros, se casó en 1930 con la también artista Tirzah Garwood, se fueron a vivir al campo en Essex —al noreste de Londres— y tuvieron tres hijos. Su vida hasta entonces da la sensación de ser igual de apacible que las acuarelas de invernaderos repletos de flores, campos de cultivo y caminos solitarios.

Un portaviones que emana luz

Todo cambió cuando en 1939 fue nombrado artista oficial de Guerra, un cargo que el gobierno británico otorgaba a los creadores visuales para que documentaran lo que sucedía en el campo de batalla o se encargaran de la parte visual de la propaganda. La exposición compara trabajos similares en los que hay el mismo tratamiento de la luz a pesar de la diferencia temática. November 5th (1933) muestra un espectáculo pirotécnico, personas bailando y haciendo hogueras; en HMS Ark Royal in Action pinta el famoso portaaviones emanando luz en la oscuridad de alta mar.

Ya había sido testigo de cómo un amigo suyo piloto se estrellaba Sólo un año después de plasmarla en su obra, la gran embarcación fue torpedeada por un submarino alemán. Ravilious no moriría mucho más tarde, encontraría su fin en el aire. Ya había sido testigo de cómo un amigo suyo piloto se estrellaba y en 1942 pintó Hurricane in Flight, una acuarela de aviones de guerra en pleno vuelo. Acompañando precisamente a la Royal Air Force en una misión de rescate en Islandia murió cuando el motor del aparato en el que volaba se congeló.