El presidente francés, Nicolas Sarkozy, marcó este martes su voluntad de retomar la iniciativa tras el revés de su partido de derecha en las Legislativas del domingo, y aprovechó la remodelación del Gobierno impuesta por la partida de Alain Juppé para proseguir su "apertura" a la izquierda y al centro.

La remodelación, que ha permitido a Sarkozy premiar a varios de sus fieles dejados de lado hace un mes cuando se formó el primer Ejecutivo de François Fillon, le ha servido también para sacar del crucial Ministerio de Economía, Finanzas y Empleo a Jean-Louis Borloo, donde había dudas sobre su aptitud para el cargo.

Una de las sorpresas ha sido el reclutamiento de la izquierdista Fadela Amara, militante de los barrios conflictivos y fundadora del movimiento feminista Ni putas ni sumisas, quien se ocupará de Política de la Ciudad en el Ministerio de Vivienda y urbanismo, liderado por Christine Boutin.

Fadela Amara dijo ayer que aceptó entrar en el Gobierno conservador francés para "devolver la esperanza" a esos barrios.

"No olvido los disturbios del otoño de 2005"

"No olvido los disturbios del otoño de 2005", afirmó Amara, de 43 años, ante la prensa junto a la ministra de Vivienda y Urbanismo, la conservadora Christine Boutin, de la que depende.

Era una referencia a la ola de violencia que asoló decenas de barrios periféricos de París y otras grandes ciudades, focos de pobreza, exclusión y con muchos habitantes procedentes de la inmigración.

Amara y la joven conservadora Rama Yade, de origen senegalés, nueva secretaria de Estado de Derechos Humanos, encarnan la "diversidad" del segundo Gobierno conservador de Fillon

Amara, posicionada a la izquierda, y la joven conservadora Rama Yade, de origen senegalés, nueva secretaria de Estado de Derechos Humanos, encarnan la "diversidad" del segundo Gobierno del conservador François Fillon, en el que continúa Rachida Dati como ministra de Justicia, primera mujer de padres magrebíes en desempeñar esta cartera ministerial.

La lucha de Amara por el laicismo y la igualdad y contra la violencia a las mujeres la ha convertido en abanderada de las muchachas de los barrios difíciles.

Su entrada en el Gobierno de la presidencia de Nicolas Sarkozy ha sido una de las principales sorpresas de la remodelación anunciada este martes.

Biografía

Nacida en una familia numerosa (tiene diez hermanos y hermanas) de Cabilia, y militante durante años a favor de las mujeres de los barrios conflictivos, Amara saltó a las portadas en 2003 cuando lanzó una vuelta a Francia de Ni putas ni sumisas.

La asociación lucha contra las violaciones de jóvenes en barrios conflictivos, el racismo y todas las otras formas de discriminación y violencia.

Amara dijo que dimitirá en breve de la presidencia de este movimiento.

Preguntada si su incorporación al Gobierno es una "coartada", respondió que "cuando se me conoce se sabe que no puedo servir de coartada para nada".

Amara, concejal socialista de Clermont-Ferrand (centro), y el también socialista, senador y alcalde de Mulhouse, Jean-Marie Bockel, que entró ayer en el Gobierno de Fillon, se han colocado "fuera del Partido Socialista", indicó el PS.

El PS había adoptado la misma actitud cuando el socialista Bernard Kouchner aceptó hace un mes la Cartera de Exteriores.