Atenas
Un hombre camina junto a una pintada del símbolo del euro en una pared de Atenas, Grecia. EFE

Las instituciones acreedoras han presentado a Grecia una contrapropuesta en la que insisten en pedir mayores recortes en las pensiones y más incremento del IVA, pero menores subidas en el impuesto de sociedades. Según el documento citado por varios medios griegos, las instituciones —Comisión Europea (CE), Banco Central Europeo (BCE) y Fondo Monetario Internacional (FMI)— rechazan el reparto de gastos e ingresos que ha hecho el Gobierno de Alexis Tsipras.

O no quieren acuerdo o quieren servir a intereses específicos en GreciaPor ejemplo, no aceptan que el Ejecutivo griego se limite a aumentar los ingresos del sistema de pensiones a través del incremento de las cotizaciones a la seguridad social, sino que insisten en un ahorro global del 1% del producto interior bruto (PIB).

Atenas había propuesto un ahorro global del 0,37% este año y del 1,07% en 2016, pero basado en el aumento de las cotizaciones a la seguridad social y de las contribuciones de los pensionistas a los seguros de enfermedad, ya que quería evitar recortes directos de las pensiones.

Por otro lado, las instituciones insisten también, según los medios griegos, en un aumento global de los ingresos por el impuesto sobre el valor añadido (IVA) del 1% del PIB en 2016, mientras que el Gobierno había propuesto un 0,74%. En cuanto al impuestos de sociedades, en el que el Ejecutivo griego había propuesto aumentar los tipos del 26% al 29%, los acreedores en cambio exigen un aumento inferior, del 28%.

Otras peticiones

Otro de los puntos de la contrapropuesta se refiere al gasto de defensa. Grecia había propuesto reducirlo el año próximo en 200 millones de euros, mientras que las instituciones piden el doble. La contrapropuesta va en la línea del planteamiento del FMI, que, según el Gobierno griego, exige que el peso del ahorro se produzca a través de mayores recortes en el gasto y no del aumento de ingresos.

Según los medios, el nuevo documento le será entregado a Tsipras en la reunión que mantendrá en breve con los líderes de las tres instituciones, Jean-Claude Juncker (CE), Christine Lagarde (FMI), y Mario Draghi (BCE). Poco antes de salir hacia Bruselas, donde ya ha sido recibido por Juncker, Tsipras puso en duda la voluntad del FMI de llegar a un acuerdo en vista de las reservas que está planteando.

Fuentes gubernamentales señalaron que poco antes de partir hacia Bruselas, el primer ministro dijo a su equipo en relación con la "perseverancia de algunas instituciones" de no aceptar medidas alternativas para lograr el objetivo de ahorro estipulado en el programa de rescate, que "esto no ha ocurrido nunca, ni en Irlanda ni en Portugal, en ningún sitio".

Tsipras añadió que este "comportamiento extraño solo puede tener dos explicaciones: o no quieren acuerdo o quieren servir a intereses específicos en Grecia".