El Museo Nacional de Escultura, con sede en Valladolid, se prepara para su transformación en 'reducto de melancolía' de mano de una muestra que, a partir del próximo 2 de julio, establece un diálogo sobre la melancolía, la creatividad o la locura a través de 62 obras de autores como Rubens, Murillo, Ribera, Pereda o El Greco.

La muestra 'Tiempos de Melancolía. Creación y desengaño en la España del Siglo de Oro' está, desde el pasado lunes, en pleno proceso de montaje en la sede del palacio de Villena del Museo, que ha abierto las puertas a los periodistas para mostrar la labor previa a la apertura de la muestra coincidiendo, este miércoles, con la llegada desde Bilbao de la tabla 'San Pedro en lágrimas' de Murillo.

Colgada la pintura del sevillano previa realización del informe de conservación y mapa de daños (sirven para determinar que no ha sufrido daños en el trayecto), esta tarde está prevista la llegada a Valladolid de las últimas obras que se exhibirán en la muestra, cedidas por museos como los de Bellas Artes de Valencia, Sevilla o La Coruña, por el Prado, que hace una "aportación muy sustanciosa", según la directora del Museo Nacional de Escultura, María Bolaños, o por los franceses de Po y Montauban, la Biblioteca Histórica de Santa Cruz o la Biblioteca Nacional.

Del diseño y "clima" de este viaje a la melancolía se encarga Anna Alcubierre, quien ha buscado crear un "espacio íntimo" donde descubrir historias que son narradas por las propias obras, que "tienen el poder de hacerlo" a través de un diálogo.

"Poco a poco se ha ido adaptando el discurso a la propia sala", ha destacado Alcubierre, quien ha vinculado al sentir protagonista de la muestra el gris que se ha apropiado de las paredes de la sala, el gris del plomo, metal de Saturno, astro protector de los melancólicos, así como la iluminación, centrada solo en las obras, que parecen "salir de la pared".

'Tiempos de Melancolía', impulsada por el Ministerio de Cultura y la Fundación la Caixa y que itinerará por Valencia y Palma de Mallorca tras su marcha, el 12 de octubre, de Valladolid, recorre la historia de la melancolía, nacida muy pronto en la cultura occidental y prácticamente vigente hasta la actualidad.

Con esa premisa, la exposición aborda las vertientes de la melancolía en lo que a creatividad, locura e idea del genio se refiere, atribuidas a la fantasía de un "fantasma" que, como "carbón líquido", existe en el cuerpo y provoca esa propensión a la soledad, la tristeza o el sacrificio, al vínculo con la tierra, a la pasividad...

Esa idea, que perduró hasta la llegada de la medicina moderna y que atribuía al cuerpo y no al alma ese estado (ahora el concepto ha girado en sentido contrario), se vivió con especial intensidad en el Siglo de Oro español en campos como la Literatura (Cervantes y El Quijote son ejemplo de ello, ha puntualizado), la Medicina o el Arte.

De aquella España "se apoderó un espíritu melancólico" que convirtió al país en "la quintaesencia de la melancolía en Europa", según Bolaños, también comisaria de la muestra.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.