Santi Potros
El histórico dirigente de ETA Santiago Arrospide Sarasola, Santi Potros, durante el juicio en la Audiencia Nacional por ordenar el atentado mortal con coche bomba que mató a un viandante en Barcelona en 1987. EFE

El histórico etarra Rafael Caride Simón ha reconocido en un juicio contra su compañero de comando Santiago Arrospide Sarasola, Santi Potros, que recibían órdenes de Francia para atentar contra intereses de ese país y contra agentes de las fuerzas de seguridad del Estado.

Caride ha comparecido como testigo de la acusación popular en la vista en la Audiencia Nacional contra Santi Potros por un atentado en 1987 en el que murió un viandante en Barcelona, una acción por la que el fiscal le pide 94 años de cárcel.

Santi Potros se ha negado a declarar y se ha limitado a decir, como en otros juicios en los que ha tenido que comparecer como acusado, que debería estar en libertad.

Desde Francia les instaban a sabotear objetivos galos y a atentar contra agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional

Mientras, Caride, acogido a la denominada "vía Nanclares" y condenado por ese atentado, no ha querido apuntar a Santi Potros como la persona que ordenó esa acción u otras, y ha dicho que las órdenes les llegaban por escrito, sin aclarar por parte de quién.

Desde Francia les instaban a sabotear objetivos galos y a atentar contra agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, según ha declarado a preguntas de la acusación ejercida por la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT).

Y esas instrucciones, ha explicado, llegaban a través de notas cuya procedencia y autoría no ha desvelado el etarra.

El atentado ocurrió el 2 de abril de 1987 y en él murió Juan Fructuoso Gómez, que se encontraba en una cabina telefónica próxima al coche bomba colocado por los etarras, cuya explosión hirió a dos guardias civiles y cinco ciudadanos más.

Según la Fiscalía, Santi Potros, jefe entonces del aparato militar de ETA, ordenó a los miembros del comando Barcelona que perpetraran el atentado y suministró a los etarras Domingo Troitiño y Caride Simón 40 kilos de explosivo tipo amonal, pistolas, temporizadores y detonadores.

Santi Potros les pidió que se trasladaran a Barcelona, donde les esperaba la miembro de ETA Mercedes Ernaga.

Con un coche robado en San Sebastián que les proveyó el acusado, cargado con 18 kilos de explosivo y 30 de metralla de tornillos y tuercas, perpetraron el atentado al paso de un coche del instituto armado y causó la muerte al viandante.

Ninguno de los testigos citados y miembros del comando Barcelona -Troitiño, Caride y Ernaga- ha reconocido a Santi Potros como la persona que les ordenó atentar.

Troitiño no ha negado que recibieron material, pero ha señalado que no sabía el nombre de quien lo entregó -"no nos dábamos los nombres, ha dicho- ni tampoco el de la persona al que él mismo pidió el ingreso en la banda terrorista.

Mercedes Ernaga, por su parte, tampoco ha recordado ningún nombre y ha asegurado que no había responsables del comando, porque "tratábamos las cosas entre nosotros".

Condenado

Santi Potros, que fue detenido el pasado enero tras ser excarcelado por la Audiencia Nacional, ha sido recientemente condenado por este tribunal a 17 años de cárcel por ordenar el intento de asesinato del ex fiscal general del Estado Luis Antonio Burón Barba en 1986 en Madrid.

El etarra, al que precisamente se le ha notificado hoy la sentencia, fue detenido en Francia en 1987 y luego extraditado a España tras cumplir varios años de cárcel en el país galo, pero el pasado diciembre la Audiencia Nacional le puso en libertad de acuerdo a una normativa europea de acumulación de penas.

Cuarenta días después, fue arrestado por la Policía en Lasarte (Guipúzcoa) por su implicación en el intento de asesinato del ex fiscal general y por el atentado que hoy le ha sentado en el banquillo.

El juicio se reanudará el próximo 16 de julio con la declaración de un policía francés al que no se le ha podido notificar su citación y con las conclusiones finales de las partes.