Novela juvenil
Blue Jeans, Federico Moccia, Anna Todd o Stephenie Meyer figuran entre las firmas más cotizadas de la literatura juvenil sentimental. Archivo

Mucho antes de la hora a la que el escritor Blue Jeans tiene prevista su firma de libros en el Rodilla de Chueca de Madrid, un enjambre nervioso de adolescentes revolotea por los alrededores. Algunas, incluso, se asoman a la puerta para preguntar por el autor de Algo tan sencillo como tuitear te quiero (Planeta, 2015). "¿No ha venido aún? Es por si podíamos saludarlo antes", farfullan.

Fuera, Lucía, de 13 años, sostiene con firmeza el ejemplar de la última novela del sevillano. "No solemos leer a otros escritores. Estos libros enganchan, tienen mucho sentimiento; los demás, no", explica. Junto a ella, María (15) comenta que Blue (como lo llaman sus fans) dibuja situaciones "que te pueden suceder, uno se identifica con ellas". "Además me parezco mucho al personaje de Eli", añade aludiendo a una de las protagonistas de ¡Buenos días, princesa!, del mismo autor, mientras sus amigas asienten enérgicamente: "Sí, sí, sí, se parece mucho".

Cuando algo despunta, en seguida aparecen 50 autores que quieren hacer algo similar El responsable de este bullicio es Francisco de Paula Fernández (Blue Jeans), un andaluz de unos 35 años de aspecto común y mofletes congestionados que ha logrado vender más de 600.000 ejemplares en todo el mundo de su trilogía juvenil El club de los incomprendidos. Estos días realiza un tour por varias ciudades españolas, una campaña de una magnitud poco habitual en el mundo de las letras y que le consolida en nuestro país como punta de lanza de la literatura romántica para jóvenes; ese género que, los expertos aseguran, atraviesa un momento dulce.

"La literatura juvenil se ha mantenido bien ante los bandazos de la crisis", observa Mercedes Hernández, jefa de producto en Fnac, quien aunque sostiene que siempre han existido novelas para adolescentes donde prima la parte sentimental, ahora hay un boom que iniciaron, hace algunos años, nombres como los del italiano Federico Moccia (A tres metros sobre el cielo) o la estadounidense Stephenie Meyer (Crepúsculo). Actualmente su estela sigue copando las listas de los más vendidos con fenómenos como el de Bajo la misma estrella de John Green ("ha arrasado", subraya Hernández) o los del español Blue Jeans. Y con nuevos escritores que han surgido de la noche a la mañana. "Cuando algo despunta muchísimo, en seguida aparecen 50 escritores que quieren hacer un libro similar", concluye la portavoz del Fnac, que también cita la afición de este sector por las trilogías.

Es fundamental meter una dosis de sexo, aunque este debe ser natural, sin nada extraño Asimismo Marta Guitart, de la editorial Planeta, se refiere al "momento saludable" que atraviesan estas novelas dirigidas al público más joven, entre las que destaca títulos internacionales como After, de la veinteañera Anna Todd o Amor en verso de Colleen Hoover. Y que a diferencia de obras juveniles anteriores, con las que sí comparte temáticas como el amor o la amistad, "las tramas son muy actuales y sus personajes están todo el día con el móvil y el WhatsApp".

La estructura que triunfa obedece a unos parámetros determinados: "Casi siempre se trata de capítulos cortos con mucho diálogo que invitan a una lectura compulsiva, para que el libro se lea en un plis plas. Y contiene un lenguaje muy directo, que los jóvenes entienden muy bien", analiza Guitart.

Las temáticas, que en su mayoría alcanzan a mujeres, también se ciñen a una receta: "Se centran en el primer amor, en la amistad y en las inseguridades propias de la adolescencia".

Un dato más: es "fundamental introducir una dosis de sexo", aunque con unas barreras que no se pueden rebasar: "Debe ser muy natural y sano, consentido por ambas partes y 'de verdad', sin cosas extrañas", concluye Guitart.