El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) ha publicado este martes la orden que establece las bases reguladoras para conceder ayudas a universitarios para la acreditación de competencias idiomáticas de nivel B1 o superior durante el presente curso escolar 2014-2015, programa que tendrá una dotación inicial de tres millones de euros.

Con el objeto de conseguir igualdad de acceso a la formación independientemente del nivel económico de las familias, la Junta, en un texto consultado por Europa Press y que entrará en vigor este miércoles, considera "adecuado" dar apoyo financiero al alumnado que, teniendo que acreditar la competencia lingüística extranjera para los títulos de Grado y Máster, se halle en situación de dificultad económica.

Andalucía es la primera comunidad autónoma en ofrecer una ayuda de este tipo y una de las que ha desarrollado en España la directriz europea del 'Plan Bolonia' de dominar un idioma extranjero para la obtención del título universitario. La medida se ha ido implantando progresivamente en distintos países como fórmula para favorecer la internacionalización y la movilidad de los estudiantes.

No obstante la situación de las familias con menos recursos provoca que haya casos de alumnos que no pueden culminar su formación por no poder hacer frente a los gastos que supone.

La ayuda, que evitará la exclusión del sistema universitario andaluz por razones económicas, cubrirá costes administrativos y formativos con un máximo de 300 euros por beneficiario. Esta cuantía equivale a la media de los gastos de matrícula y el curso de formación necesario para la obtención del título del nivel B1.

Además, el Gobierno andaluz estima que en torno a 17.000 alumnos acceden a estas pruebas de idiomas en el presente curso, de los que un 50 por ciento podrían solicitar la beca.

Los principales requisitos son estar cursando estudios universitarios de Grado o Máster y ser beneficiario del Plan General de Becas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, al que actualmente se acogen en Andalucía unos 60.000 estudiantes de enseñanzas superiores con bajos recursos económicos.

Dado que toman como referencia este curso y, por tanto, los exámenes realizados entre septiembre de 2014 y septiembre de 2015, en esta primera edición las ayudas se concederán mayoritariamente de forma retroactiva.

En estos casos los aspirantes deberán acreditar, además de los dos requisitos citados, la superación de las pruebas y la realización de los correspondientes cursos. Las universidades actuarán como entidades colaboradoras para salvaguardar que las solicitudes aceptadas cumplan con estas condiciones.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.