Protesta por el aborto libre
Dos activistas de Femem, encadenadas a un crucifijo en el altar de la catedral de la Almudena, en Madrid. Teresa Díaz / EFE

Dos activistas de Femen han declarado este martes ante el juez que no pretendían ofender a nadie cuando realizaron semidesnudas una acción a favor del aborto en la catedral de la Almudena de Madrid el 13 de junio de 2014.

Ambas han comparecido este martes ante el Juzgado de Instrucción número 29 de Madrid en relación a la querella presentada contra ellas por la Asociación Española de Abogados Cristianos por la supuesta comisión de delitos relacionados con la incitación al odio antirreligioso y contra la libertad religiosa.

Al término de la diligencia la presidenta de la Asociación Española de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, ha explicado que la misma ha consistido en el interrogatorio de las activistas de Femen, "que se quedaron desnudas y profanaron la catedral de la Almudena".

Ha añadido que no han querido contestar ni a las preguntas del magistrado ni a las suyas y que solo han respondido a las de su abogado. La letrada ha relatado que "han reconocido que eligieron la catedral de la Almudena por lo que significa y que es un lugar de culto pero han alegado que ir desnudas no es ofensivo, que es simplemente un símbolo".

Han manifestado que simplemente querían mostrar su desacuerdo de manera político-artística

Según esta abogada, las Femen han dicho que "había gente en la catedral pero que no estaban rezando y que en ningún momento querían faltar el respeto a nadie sino que era una acción pacífica no violenta sin intención de ofender y han negado que se encadenaran a un crucifijo".

"Han manifestado que simplemente querían mostrar su desacuerdo de manera político-artística y que si hubiera habido alguna manifestación religiosa no habrían hecho tal acción", ha concluido Polonia Castellanos en relación con la declaración de las denunciadas.

La presidenta de la organización denunciante ha advertido de que en las fotos y en los vídeos sobre esta acción "se ve claramente" que se encadenaron en un crucifijo y que había personas que "supuestamente estarían rezando".

Polonia Castellanos ha adelantado que presentará mañana en el Juzgado un escrito con las preguntas que pretendía formular este martes para que conste en acta y espera que después haya escrito de acusación para que ante "unos hechos tan evidentes" haya una "repercusión y una consecuencia legal por todo lo que han hecho".

Consulta aquí más noticias de Madrid.