El pleno del Parlamento Europeo aprobó hoy en primera lectura el nuevo reglamento comunitario sobre designación, presentación y etiquetado de bebidas alcohólicas que, tras una dura negociación de dos años, garantiza finalmente los métodos de producción tradicionales del Brandy de Jerez, frente una propuesta inicial de Bruselas perjudicial para ese sector.

La propuesta original de la Comisión Europea no tenía en cuenta determinados sistemas de envejecimiento como el de "criaderas y soleras" que los fabricantes de Brandy de Jerez llevan dos siglos utilizando, de cara a la designación, presentación o etiquetado del método de maduración.

Enmiendas

No obstante, según señala el PP en un comunicado, el pleno de la Eurocámara aprobó la introducción de varias enmiendas defendidas por los eurodiputados del Partido Popular para modificar la propuesta y reconocer tanto ese método de maduración como otras prácticas tradicionales en la elaboración del Brandy de Jerez, situándolo además dentro de la categoría de bebidas de mayor calidad.

Bebidas españolas afectadas

Además del brandy, las bebidas españolas afectadas por el nuevo reglamento son las siguientes: whisky español; Brandy del Penedés; Orujo de Galicia; Aguardiente de sidra de Asturias; Gin de Mahón; Anís español; Anís Paloma Monforte del Cid; Hierbas de Mallorca; Hierbas Ibicencas; Cazalla; Chinchón; Ojén; Rute; Palo de Mallorca; Ratafia catalana; Cantueso Alicantino; Licor café de Galicia;Licor de hierbas de Galicia; Pacharán; Aguardiente de hierbas de Galicia; Aperitivo Café de Alcoy; Herbero de la Sierra de Mariola y Ronmiel de Canarias.

El texto de la propuesta modificada por el Parlamento Europeo no elimina totalmente la clasificación de las bebidas alcohólicas en varias categorías --"aguardientes", "bebidas espirituosas especiales" y "otras bebidas espirituosas"-- pero mejora la propuesta original de la Comisión Europea ya que suprime la jerarquía basada en la pretendida mayor o menor pureza de las bebidas alcohólicas.

Este ha sido uno de los asuntos más controvertidos de las negociaciones mantenidas para la adopción de este reglamento tanto en el Consejo de Ministros como el Parlamento Europeo. Otro tema también polémico, el relativo a la definición del vodka, se ha saldado con una solución que garantiza la elaboración de esa bebida con cualquier materia de origen agrícola utilizada hasta ahora.

El Parlamento ha descartado la pretensión de algunos Estados miembros de limitar a las patatas y los cereales las materias primas autorizadas para hacer vodka, una bebida que en España se elabora principalmente con melaza de remolacha azucarera y, en menor medida, con el alcohol procedente de la uva.