Solsticio de verano
Miles de personas celebran la llegada del verano en Stonehenge, Reino Unido. EFE

Más de 20.000 personas se congregaron este domingo en el conjunto megalítico de Stonehenge, situado en el suroeste de Inglaterra, para celebrar el solsticio de verano, informó la Policía del condado de Wiltshire.

Las fuerzas del orden estimaron que unas 23.000 personas acudieron a este emblemático lugar del Reino Unido para contemplar la salida del sol en el día más largo del año, que se produjo a las 03:52 (GMT) de este domingo.

La cifra de asistencia a este evento, precisó la Policía, es considerablemente menor que la de 36.000 personas registrada el año pasado. En esta ocasión, las autoridades habían previsto que la presencia en Stonhenge rondaría las 30.000 personas, si bien el pronóstico de cielos cubiertos para esta zona del país ha podido influir.

El superintendente de la Policía de Wiltshire, Gavin Williams, indicó este domingo de que el evento ha sido "un gran éxito" y que las celebraciones, al ritmo de bailes y tambores, fueron "pacíficas y positivas".

De hecho, el mando policial destacó que este año se produjeron menos arrestos que en el anterior y solo nueve personas han sido detenidas por posesión de estupefacientes.

Tradicional llegada del verano

Stonehenge, también llamado 'El Templo del Sol', tiene unos 5.000 años de antigüedad y sirvió, además, para celebrar el solsticio de invierno (22 de diciembre), según el ancestral calendario druida.

Stonehenge recibe alrededor de un millón de turistas cada año Otros estudios han demostrado que Stonehenge fue utilizado para una variedad de ceremonias religiosas hace cinco milenios, durante su época de esplendor.

Desde hace varias décadas, es tradición en Inglaterra acudir a este complejo para celebrar la llegada del verano, por lo que se permite el acceso al anillo que forman las piedras a todos aquellos que acudan a esta fiesta anual.

El monumento prehistórico de Stonehenge, declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1986, es un semicírculo, y los arqueólogos nunca han podido confirmar si fue un círculo perfecto.

Este es, además, uno de los sitios más visitados del Reino Unido, pues recibe alrededor de un millón de turistas cada año procedentes de todo el mundo.