Mes límite para Grecia: el 20 de julio como tope en el horizonte para evitar su hundimiento

Manifestantes ondean banderas griegas y de la Eurozona, en una concentración frente al parlamento esta semana.
Manifestantes ondean banderas griegas y de la Eurozona, en una concentración frente al parlamento esta semana.
EFE

La interrupción de las negociaciones entre Grecia y sus acreedores y la tensión entre ellos ha reavivado esta semana las especulaciones sobre un 'Grexit', la salida del país del euro, una situación cuyos riesgos nadie puede predecir con certeza, pues no tiene precedentes.

Desde agosto del año pasado en que Grecia, todavía bajo Gobierno conservador, obtuvo un tramo del rescate, el Estado ha estado financiándose por sus propios medios, todo ello sin poder recurrir a los mercados, lo que ha llevado a una solución de asfixia extrema. Además, el aplazamiento de pagos acordado a principios de año de cara al verano, pensando Grecia que el escenario económico les sería más favorable, se ha vuelto contra el país heleno, que afronta ahora un verano que, sin acuerdos de última hora, puede provocar su salida del euro.

La incertidumbre política contribuyó a la salida masiva de depósitos a partir de noviembre de 2014 y hasta este més de junio habían salido de los bancos griegos más de 36.000 millones de euros.

Todo ello en una situación en la que los bancos tan solo accedían a nueva liquidez a través del mecanismo de asistencia (ELA) del Banco Central Europeo (BCE), y el Estado, a su vez tan solo sustituyendo viejas Letras del Tesoro, sin poder elevar el techo de 15.000 millones de euros. La situación, límite, llevó al BCE este viernes a aprobar de urgencia un aumento de provisión de liquidez para dichos bancos.

Fechas clave en los próximos 30 días

En caso de que no haya acuerdo hasta el 30 de junio, cuando expira la prórroga, Grecia no podrá pagar los vencimientos del Fondo Monetario Internacional por un total de 1.600 millones de euros, como tampoco los 6.700 millones que debe devolver al BCE el 20 de julio (y agosto).

En caso de darse un impago y no alcanzarse un acuerdo, automáticamente se restringe el poco acceso a liquidez que tiene actualmente Grecia.

En primer lugar, si los bancos dejan de tener liquidez suficiente, el BCE dejará de facilitarles el acceso al ELA —el mecanismo de asistencia a la banca—, una de sus pocas fuentes de liquidez, que la institución monetaria europea ha aumentado en dos ocasiones esta semana hasta unos 87.000 millones.

Esto a su vez conllevará la imposición de control de capitales para evitar aún mayores sangrías en los depósitos, lo que, según los analistas, podría incluso llevar a la imposición de un corralito.

La incertidumbre ha hecho que en los últimos días la salida de depósitos haya aumentado considerablemente y en lo que va de semana ascienda ya a unos 3.000 millones de euros. Sin embargo, el Gobierno griego ha recalcado que el control de capitales "no se plantea" y ha subrayado que los depósitos están seguros y que el sistema bancario es fuerte.

Algunas de las fechas claves en este mes límite para Grecia son las siguientes:

Lunes 22 de junio. Los ministros de Economía de la eurozona celebrarán una nueva reunión extraordinaria el próximo lunes para preparar la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que tendrá lugar horas después y en la que se abordará el futuro de Grecia en la eurozona. La reunión urgente del Eurogrupo empezará a las 12.00 horas. La cumbre de líderes de la eurozona tendrá lugar a partir de las 19.00 horas.

Durante este fin de semana las instituciones de la troika (formada por la Comisión, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo) han preparado ambas reuniones, según ha explicado el ministro finlandés de Finanzas, Alexander Stubb. Las reuniones de emergencia se han convocado después del fracaso del Eurogrupo de este jueves, que no logró acercar posturas entre Atenas y sus acreedores. Los ministros han exigido al Gobierno de Syriza que presente de inmediato propuestas serias en materia de ajustes y reformas.

Pero el Eurogrupo tiene pocas esperanzas de que Grecia presente nuevas propuestas durante el fin de semana para desbloquear las negociaciones, según han explicado fuentes diplomáticas. El objetivo de la cumbre del lunes es "crear las condiciones para que el primer ministro griego, Alexis Tsipras, acepte la última propuesta de los acreedores" por lo que se refiere a las reformas exigidas para desbloquear el último tramo de 7.200 millones del rescate, según las fuentes consultadas.

Si el acuerdo no es posible, los líderes europeos deberán el lunes "enviar una señal de que se podrá gestionar la situación" creada por un posible impago de Grecia, que podría provocar su salida del euro. La convocatoria de la cumbre se ha visto forzada por la creciente fuga de capitales en la banca griega.

Del 23 al 29 de junio. El control de los capitales (incluso se ha especulado con un corralito) podría ser una medida eventual si la fuga de divisas sigue produciéndose de forma masiva y se acrecienta por la incertidumbre. El BCE ha intentado este viernes con la provisión urgente de liquidez que no se llegue a tal extremo (tal y como tuvo lugar en Chipre). El jueves 25 de junio se dará inicio al Consejo Europeo de jefes de Estado y de Gobierno, una cita clave en la que es necesario sí o sí cerrar unos plazos definitivos para llegar a un acuerdo con el país heleno.

30 de junio. Atenas debe pagar al Fondo Monetario Internacional 1.500 millones de euros el 30 de junio, el mismo día en que caduca el actual rescate, y el Gobierno heleno asegura no tener dinero para afrontar este reembolso.

El total de los pagos a los que debe hacer frente Grecia a esta fecha asciende (incluyendo el del FMI) a 6.740 millones de euros.

20 de julio. Es la fecha que los analistas ponen en rojo en el calendario: ahí, Grecia debe afrontar un pago de 3.500 millones al BCE. Si no paga, la banca griega perderá acceso al BCE, que dejará de mantener económicamente al país, cuya situación de bancarrota será de no retorno. Aparte de este pago, también deberá 2.000 millones a otros acreedores y 452 al FMI.

Agosto, más pago de deuda

El mes de agosto puede convertirse en un calvario para Grecia si se cumplen los peores pronósticos. Sus pagos previsto para este mes se resumen en: 3.200 millones al BCE, 1.000 millones a otros acreedores y 176 millones al FMI.

¿Y si sale del euro e introduce una nueva moneda?

En este caso el Gobierno podría estar obligado a emitir pagarés para poder pagar a los funcionarios y a los pensionistas y, a medio plazo, si no se alcanza un acuerdo, introducir una nueva moneda fuertemente devaluada respecto al euro. Este escenario podría convertirse en una oportunidad para que Grecia pueda salir de la crisis, según algunos analistas, y en un grave peligro, según otros.

En un comentario en el diario británico Financial Times el editorialista Wolfgang Münchau explica que la introducción de una nueva moneda podría ser caótica al comienzo, pero que tras un año de pérdidas el crecimiento sería rápido.

Otros analistas destacan el riesgo de que la introducción de una moneda nacional desencadenaría un círculo vicioso de inflación galopante, mercado negro y pobreza generalizada.

Una situación imprevista por la UE

A nivel institucional tampoco está claro lo que podría pasar en caso de ruptura de las negociaciones entre Grecia y sus acreedores.

Los tratados europeos prevén para todos los miembros de la Unión Europea su progresiva adhesión a la moneda única, pero no el abandono de esta, por lo que los expertos solo ven posible una salida del euro si va acompañada de una marcha de la UE.

"Los tratados no prevén tampoco nada en caso de un impago al BCE, pues el banco emisor no tiene mandato para obligar a ningún país a pagar", explicaba esta semana el profesor de Integración Europea de la Universidad de Egeo, Panos Grigoríu. Grigoríu precisa que quizás "la Comisión Europea en este caso podría presentar un recurso contra Grecia ante el Tribunal Europeo", pero la demanda "se prolongaría al menos dos años".

¿Habría reacción en cadena o beneficiaría al euro?

Por otro lado, no pueden evaluarse las consecuencias de una ruptura entre Grecia y sus acreedores sobre la economía europea e internacional. Algunos analistas consideran que una suspensión de pagos griega podría provocar una reacción en cadena con ataques especulativos a los bonos de Estado portugueses, españoles e italianos, con el probable resultado de una crisis grave de la economía europea, quizás el fin de la moneda común.

Otros están convencidos de que un impago tendría como único impacto la pérdida de la devolución de los préstamos concedidos a Grecia, lo que para la economía europea no constituiría una amenaza mayor.

Al contrario, explican, una salida de Grecia de la eurozona pondría fin a la incertidumbre y fortalecería el euro.

Cronología de la crisis griega

Estos son los principales hitos en la crisis griega:

  • 2 mayo de 2010: La zona euro aprueba un préstamo a Grecia de hasta 110.000 millones de euros para el periodo 2010-2012, del que el FMI aportará 30.000 millones.
  • 8 noviembre de 2011: El Gobierno griego presenta su dimisión. Dos días después el economista Lukás Papadimos es elegido primer ministro.
  • 21 febrero de 2012: La eurozona aprueba el segundo rescate, de 130.000 millones de euros hasta 2014 a cambio de aceptar la supervisión permanente y sobre el terreno de la CE, el BCE y el FMI (la troika).
  • 23 febrero de 2012: El Parlamento griego aprueba la reestructuración de su deuda y días después el Gobierno decide importantes recortes, como la bajada de pensiones y de salarios.
  • 17 junio de 2012: Andonis Samarás es elegido primer ministro. Al mes siguiente saca adelante un plan de austeridad para 2013 y 2014.
  • 12 agosto de 2013: Grecia suma 20 trimestres de recesión y el paro alcanza el 27,6 por ciento.
  • 30 de marzo de 2014: El Parlamento griego aprueba un paquete de medidas fiscales, bancarias y de liberalización de mercados.
  • 25 de mayo de 2014: El partido de izquierda Syriza gana las elecciones regionales y municipales.
  • 25 de enero de 2015: Syriza gana las elecciones generales.
  • 18 de febrero de 2015: Grecia solicita al Eurogrupo una prórroga de seis meses de la ayuda financiera, pero no del programa de rescate.
  • 20 de febrero de 2015: El Eurogrupo acepta ampliar cuatro meses la ayuda financiera a Grecia a cambio de nuevas reformas.
  • 8 de abril de 2015: El presidente ruso, Vladímir Putin, asegura que Grecia no les ha pedido ayuda financiera, tras su encuentro con Tsipras en Moscú.
  • 20 de abril de 2015: El Gobierno decreta que las entidades públicas transfieran sus reservas en efectivo al Banco de Grecia para aliviar la liquidez nacional.
  • 24 de abril de 2015: El Eurogrupo urge a adoptar las medidas de ajuste exigidas por los acreedores y contempladas en el acuerdo de rescate.
  • 12 de mayo de 2015: Grecia paga al FMI 750 millones, pero continúa sin cerrarse un acuerdo y siguen los problemas de financiación al no desbloquear los 7.200 millones pendientes del rescate.
  • 4 de junio de 2015: Grecia pide al FMI agrupar los cuatro pagos de junio, que en total ascienden a 1.600 millones, y abonarlos el día 30 de ese mes.
  • 4 de junio: La ronda de negociaciones entre Grecia y sus acreedores termina sin acuerdo, mientras crecen las especulaciones sobre la salida del euro del país.
  • 18 de junio: Fracasa la reunión del Eurogrupo sobre la crisis griega y se convoca una reunión urgente de los jefes de Estado y de Gobierno de los países de la eurozona para cuatro días después.
  • 19 de junio de 2015: El BCE aprueba un incremento de la provisión urgente de liquidez para los bancos griegos de más de 3.000 millones a petición del Banco de Grecia.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento