El paro es el principal problema para el 63% de vascos y la pérdida de condiciones laborales lo es para el 33%

La preocupación por la corrupción desciende, pero un 90% cree que hay "mucha o bastante" en el Gobierno español y un 42% en el vasco
María Silvestre y Braulio Gómez
María Silvestre y Braulio Gómez
EUROPA PRESS

El paro es el principal problema para el 65% de los vascos, seguido de la pérdida de condiciones laborales de los trabajadores (33%) y la situación económica (32%), mientras que descienden al octavo y séptimo puesto, respectivamente, la preocupación por la corrupción (13%) y por la clase política (14%).

Estos datos se recogen en el IV DeustoBarómetro Social que elabora semestralmente la Universidad de Deusto, con una muestra de 1.003 entrevistas online, realizada del 4 al 11 de junio de 2015 a residentes en la Comunidad Autónoma Vasca mayores de 18 años, de los cuales 391 entrevistados ya respondió a la encuesta en la anterior serie.

En este último DeustoBarómetro, presentado por sus responsables, María silvestre y Braulio Gómez, hay un cambio en el ranking de los tres principales problemas, de forma que la situación económica baja al tercer puesto, lo que está relacionado con que la situación económica "se está recuperando". Pasan al segundo puesto (33%) las preocupaciones por las condiciones laborales y el mercado de trabajo en Euskadi y en primer lugar se mantiene el paro (63%).

Entre los principales problemas de los vascos, dentro de la situación política, la corrupción (13%) y la clase política (14%) descienden en el ranking, de forma que, según ha indicado Gómez, "está dejando de ser un problema para la mayoría de los vascos tanto la corrupción como la clase política".

Gómez ha destacado que "comienza a despegar la sensación de que la economía va bien", ya que "hay más ciudadanos que hace seis meses que piensan que la situación económica es buena o muy buena (18%) y ha descendido significativamente el porcentaje de ciudadanos que piensan que es mala, ya que tenemos un 16% que lo piensan frente al 25% que lo creía hace seis meses". A su juicio, es "un cambio significativo que en seis meses marca una tendencia bastante elocuente".

Un 62% de los encuestados cree que la situación económica en el País Vasco seguirá igual dentro de un año, un 27% opina que mejorará y un 5% que irá a peor.

En cuanto al impacto de la crisis en la economía doméstica, un 57% reconoce que en los últimos seis meses ha tenido que reducir gastos de ocio y tiempo libre, un 31% lo ha tenido que hacer en gastos de alimentación, un 29% ha tenido que dejar de comprar ropa o calzado que realmente necesita, y un 27% ha tenido que dejar de ir al dentista.

Gómez ha señalado que "la mayoría social entra en la senda de la recuperación económica, pero quienes lo estaban pasando especialmente mal, los más pobres, son exactamente los mismos que hace seis meses", de forma que "esa recuperación económica puede ser compartida por la mayoría, pero los que se han quedado fuera, que es una minoría, sigue siendo la misma que hace seis meses".

Según ha dicho, con la recuperación "no ha mejorado su situación económica, lo que nos hace volver a denunciar el mayor problema que sigue teniendo la sociedad vasca, que es la desigualdad". Así, un 88% de los entrevistados considera que la desigualdad de oportunidades entre ricos y pobres son "muy grandes o grandes", frente al 6% que opina que son "pequeñas o muy pequeñas".

Por otro lado, quienes están en paro tienen "las mismas expectativas de conseguir un empleo que hace seis meses y no ha cambiado su situación". Así, un 51,4% cree "poco probable" lograr un empleo en los próximos seis meses, y un 21% lo considera "nada probable", frente a un 16,5% que lo ve "bastante probable".

Por el contrario, ha indicado Gómez, quienes están trabajado "siguen con el mismo miedo que tenían hace seis meses a perder su trabajo, y no ha mejorado la situación de seguridad laboral, a pesar de la recuperación económica que siente ya la mayoría de los vascos". Así, un 6,8% cree "muy probable" perder su trabajo en los próximos seis meses, un 12% lo considera "bastante probable", y un 44% "poco probable", frente a un 29,3% que los considera "nada probable".

Además, el 88% de los trabajadores siguen viendo bajar o mantener su salario al mismo tiempo que continúa incrementándose su carga de trabajo y desapareciendo su capacidad para negociar con su empresa mejoras en sus condiciones laborales.

CORRUPCIÓN

Gómez ha destacado que la percepción de la corrupción "sigue bajando, sobre todo en el ámbito vasco", aunque un 90% de los encuestados cree que hay "mucha o bastante corrupción" en el Gobierno español, un 42% en el Gobierno vasco, un 38% en las diputaciones forales y un 33% en los ayuntamientos.

En cuanto a la confianza en las instituciones, solo "aprueban" la Universidad (5,6), las pequeñas empresas (5,4) y la Ertzaintza (5,06), mientras que la Monarquía (1,77), el Gobierno central (2,0), la Iglesia Católica (2,0), los partidos políticos (2,2), y las organizaciones empresariales (2,3), son las que menos confianza inspiran a los vascos.

Servicios públicos

Sobre la valoración que dan los vascos a los servicios públicos, aprueban Osakidetza (6,4), el transporte público (6,2), educación en escuelas (5,8), educación en las universidades (5,8), las carreteras (5,7), la seguridad ciudadana (5,7) y los servicios sociales (5), mientras que suspenden las pensiones (4,6), la Administración de Justicia (4,2), Lanbide (4,1) y la política lingüística (4,5).

Sobre política lingüística, un 32,1% opina que la defensa y promoción del euskera corresponde fundamentalmente a los poderes públicos y a sus iniciativas políticas, frente a un 67,9% que piensa que corresponde a la iniciativa individual de cada ciudadano y de la sociedad civil.

Además, un 57% muestra su deseo de que en un futuro cercano la ciudadanía vasca sea bilingüe, frente a un 32% que está "poco o nada de acuerdo". Asimismo, un 31% apoya la exigencia del euskera y el castellano para seguir trabajando en EiTB, frente a un 58% que la rechaza.

DESIGUALDAD

Un 57% de mujeres creen que la desigualdad entre sexos es grande o muy grande en Euskadi, porcentaje que baja al 38% en el caso de los hombres. Además, un 51 de mujeres están "muy y bastante de acuerdo" con que tienen libertad de expresión, cifra que se eleva al 56% en el caso de los hombres.

Por otro lado, un 35% de las mujeres encuestadas piensa que no están capacitadas para hablar de política, porcentaje que se reduce al 18% en el caso de los hombres.

Para un 57,1% de los encuestados, residir y pagar los impuestos en Euskadi es la condición necesaria para que una persona pueda ser considerada como ciudadano vasco, un 32,2% piensa que es necesario haber nacido en Euskadi, un 28% conocer la cultura y las costumbres vascas, y un 48% "sentirse vasco".

Un 50% opina que la desigualdad entre vascos e inmigrantes es "grande o muy grande", frente a un 39% que considera que es "pequeña o muy pequeña". En ese sentido, un 41% cree que los vascos deben tener "más derecho al trabajo que los inmigrantes" y un 53% se muestra contrario a esta opinión.

Un 53,7% cree que "todos" los inmigrantes deben tener derecho a asistencia, y un 40,1% considera que "solo los regularizados". Además, un 20,9% defiende que "todos" los inmigrantes puedan acceder a ayudas sociales, mientras que un 59% opina que "sólo los regularizados" pueden optar a estas percepciones.

Libertad de expresión

Un 53% de los encuestados se siente libre de expresar sus opiniones políticas en cualquier situación, frente al 39% que declara lo contrario. Un 73% afirma no temer "represalias" por expresas sus ideas políticas, frente a un 21% que sí las teme.

Además, un 86% se muestra de acuerdo con que los ciudadanos se movilicen y protesten contra las medidas que adoptan los gobiernos y, en ese sentido, un 63%rechaza la nueva ley de seguridad ciudadana, frente a un 16% que está de acuerdo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento