Patrice Leconte: "En Francia los productores se han dado cuenta de que la comedia es un filón"

El director de cine Patrice Leconte durante un acto promocional en Madrid para presentar su película 'No molestar'.
El director de cine Patrice Leconte durante un acto promocional en Madrid para presentar su película 'No molestar'.
JORGE PARÍS

Tras navegar por el drama, el cine de aventuras o el romance, el cineasta francés Patrice Leconte (El marido de la peluquera, La viuda de Saint-Pierre) regresa a la comedia, el género con el que inició su carrera como realizador y al que hoy se enfrenta "como un niño con zapatos nuevos". Su último trabajo, No molestar —en el que Rossy de Palma interpreta a una mujer de la limpieza de armas tomar— llega este viernes, 26 de junio, a los cines.

Da la impresión de que la comedia francesa vive un periodo álgido.

Sí. Siempre ha habido una gran tradición de comedia en Francia pero ahora parece que hay un boom y muchas películas triunfan dentro y fuera del país.

¿A qué cree que se debe?

Desde hace unos años hay comedias muy logradas. Los productores, cuyo objetivo es obtener beneficios, se han dado cuenta de que constituyen un filón y se han lanzado a producirlas. De todas formas, a España solo llegan las mejores, no las pequeñas comedias estúpidas y de mala calidad que también hay.  Estas últimas se quedan en casa.

Usted mismo ha vuelto a la comedia.

Empecé con comedias pero, afortunadamente, cambié; si hubiera seguido haciendo lo mismo me hubiera agotado. Aparte de la comicidad, me gusta el cine de aventuras, el sentimental, el drama... y es importantísimo cambiar y no repetirse.  Al haber pasado tanto tiempo sin hacer una comedia pura he podido enfrentarme a este No molestar con muchísimo entusiasmo.

Siempre ha defendido el cine de valores. ¿Dónde están en esta comedia?

Pese a que, en una primera lectura, la película es una producción divertida y con ritmo, detrás cuenta cosas sobre nuestra sociedad, sobre el egoismo y la soledad que nos están invadiendo. No estaría mal que la gente que la viera pensara: "Es verdad, hay que tener cuidado, nos estamos volviendo demasiado egoístas".

El final, sin embargo, es tierno.

Es emocionante y sales del cine con un sentimiento de felicidad. Es importante dejar que la gente salga del cine con una buena sensación.

En la película aparece la española Rossy de Palma.

Fue un sueño poder contar con ella. La ha había visto en las películas de Pedro Almodóvar y me encantaba. Ha hecho una mujer de la limpieza maravillosa; como es ella, original.

Biografía

Nació en París (Francia) en 1947. Ha dirigido casi medio centener de películas, entre ellas El marido de la peluquera, La maté porque era mía o Confidencias muy íntimas. Ademas, ha trabajado como guionista y actor en numerosos largometrajes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento