Gallardón y Botella, con Carmena
La hasta ahora alcaldesa de Madrid Ana Botella (c), y el exministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón felicitan a Manuela Carmena, investida nueva alcaldesa de la capital. Chema Moya / EFE

El exministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón ha asegurado que "de ninguna forma podemos ser indiferentes" ante una "agresión" ni a la comunidad judía ni a las víctimas del terrorismo, tras los tuits del concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata, unos comentarios que tacha de "gravísimos".

Yo no puedo aseguraros que por torturar y matar a Gallardón se vaya a cambiar toda esta historia, pero por probar no perdemos nada

En declaraciones a los periodistas en Sevilla, Gallardón también se ha referido a los tuits sobre su persona que hizo el concejal en el área de Participación Ciudadana y Transparencia en la candidatura de Manuela Carmena, Pablo Soto, un asunto, que asegura, "está perdonado y olvidado" y dice que no cree "que deba ser el objeto de debate".

El exministro se refiere así al tuit de Soto publicado entre 2012 y 2013: "Yo no puedo aseguraros que por torturar y matar a Gallardón se vaya a cambiar toda esta historia, pero por probar no perdemos nada".

"Lo que sí me parece gravísimo —insiste— es la ofensa que se ha hecho a la comunidad judía y a las víctimas del terrorismo", por eso "no contemplo con ningún agrado cuando se pone al mismo nivel lo que fueron las amenazas a mi persona producidas en un momento que yo ejercía responsabilidades políticas", apunta.

Así, Gallardón afirma que "de ninguna de las formas podemos ser contemplativos y convivir con pasividad con posturas racistas y antisemitas", ni siquiera, desde luego, "cuando se utiliza la disculpa de que es el humor".

En este sentido, el exministro añade que Europa es un continente en el que "se ha sufrido mucho", y dentro del sufrimiento colectivo, "quien más lo ha protagonizado ha sido la comunidad judía, que merece nuestro respeto, nuestra admiración y que los ciudadanos de bien levanten su voz protestando contra cualquier frivolización y cualquier comentario que resulte profundamente ofensivo y agresivo para esta comunidad".

Al respecto, Gallardón ha recordado que en España se acaba de tener "un reencuentro histórico" como consecuencia de la modificación que se ha hecho del código civil para que los sefardíes descendiente de los judíos que fueron expulsados del país puedan ahora adquirir la nacionalidad española.

De ninguna de las formas podemos ser contemplativos y convivir con pasividad con posturas racistas y antisemitas

Por tanto, "no podemos de ninguna forma ser indiferentes ante una agresión ni a la comunidad judía ni a las víctimas del terrorismo", al tiempo que manifiesta que todos los ciudadanos, pero "muy especialmente" aquellos que ejercen responsabilidades públicas, "deben tener manifestaciones y acciones enérgicas de condena de todo lo que signifique una acción antisemita", algo que, a su juicio, "no puede permitirse a estas alturas del siglo XXI".

Por otra parte, cuestionado sobre que espera de la nueva alcaldesa, Manuela Carmena, Gallardón ha señalado que más que como exalcalde, como madrileño y habitante de Madrid, desea que "quien ejerce las responsabilidades de Gobierno lo haga lo mejor posible para todos los ciudadanos".