El exgobernador de Florida Jeb Bush confirmó que competirá por la candidatura republicana a la Presidencia de Estados Unidos y aseguró que está listo para ser el "líder" de "esta gran nación en su mejor siglo".

Estoy listo para ser el líder de esta gran nación en su mejor siglo"Cuando miro hacia el futuro, veo una gran nación a punto de comenzar su mejor siglo. Y yo estoy listo para ser su líder", aseguró Bush ante cerca de 3.000 seguidores en un acto público celebrado en el Miami Dade College (MDC), una de las mayores universidades públicas del país, con un gran porcentaje de alumnos hispanos.

De esta forma, Bush, hijo y hermano de los expresidentes George H. W. Bush y George W. Bush, respectivamente, confirmó en este acto en Miami su aspiración con miras a los comicios presidenciales de 2016, para la que es uno de los favoritos.

Acompañado por su esposa mexicana Columba, Bush dejó claro en su discurso su deseo de convertirse en el candidato de los latinos, a los que se dirigió en español para pedirles ayuda. "Trabajen con nosotros por los valores que compartimos y por un gran futuro" que construir, dijo a la comunidad hispana.

La jornada comenzó al ritmo de un bolero cubano a cargo de las Hermanas Chirino, que tras una tanda de música variada fueron acompañadas por sus padres, Willy Chirino y Lissette Álvarez, en la interpretación del himno nacional estadounidense (Star-Spangled Banner, en inglés).

"A Jeb le importa toda la gente", resaltó Chirino al recordar su llegada a Estados Unidos como parte de la llamada "Operación Peter Pan", por la que más de 14.000 niños fueron enviados de Cuba a Estados Unidos por sus familias entre 1960 y 1962.

Entre esos menores cubanos también llegó Mel Martínez, el primer senador estadounidense nacido en la isla y quien también acudió para mostrar su respaldo a Bush, hijo y hermano de dos expresidentes estadounidenses.

A Jeb no le importa dónde nacimos, de qué partido político somos, o si hablamos o no hablamos inglés"All in 4 Jeb" fue el letrero que todos cargaron, de entre los cuales también estuvo el exgobernador de Puerto Rico Luis Fortuño, en este coliseo universitario para mostrar su apoyo a un republicano de Texas que conecta de forma natural con el grupo demográfico hispano.

El ahora candidato formal a las primarias del Partido Republicano ya había anticipado su nuevo logo "Jeb2016!", a secas, sin el apellido, y un vídeo Making a Difference en el que resaltó, al igual que hoy, su trabajo como gobernador de Florida.

Bush destacó de sus ocho años a cargo de este estado, la reducción de impuestos, la lucha contra la violencia doméstica, las reformas educativas y el apoyo que brindó a estudiantes discapacitados.

"A Jeb no le importa dónde nacimos, de qué partido político somos, o si hablamos o no hablamos (el inglés), él va a ser nuestra voz", exclamó la colombiana Berthy De La Rosa-Aponte, amiga personal del exgobernador.

"Sé que puedo arreglar esto, porque ya lo he hecho", dijo Bush firme, pero sin perder su carácter bonachón.

Sus muestras de verdadera asimilación de la cultura hispana, sin embargo, no fueron suficientes para los estudiantes indocumentados o "soñadores" y algunos de sus padres, que fueron sacados del coliseo tras interrumpir el discurso con una protesta al considerar que no había ofrecido un camino a la ciudadanía. "Estatus legal no es suficiente", se leyó en sus camisetas fosforescentes antes de ser expulsados.