Gandalf y Saruman
Imagen de Gandalf, interpretado por Sir Ian McKellen, y Saruman, por Christopher Lee, en una de las cintas de la franquicia 'El Señor de los anillos'. WARNER BROS.

El actor británico Ian McKellen ha querido rendir homenaje a su compañero de profesión Christopher Lee, fallecido el pasado 11 de junio a los 93 años a causa de unos problemas respiratorios, con quien compartió escenas y protagonismo en la gran pantalla.

Coincidieron primero en 2001, en la franquicia El señor de los anillos, donde ambos encarnaron a dos de los magos más poderosos del universo Tolkien bajo las órdenes del cineasta Peter Jackson. Una década después se reencontraron en el rodaje de El hobbit.

Siempre he creído que yo debería interpretar a Gandalf. He leído 'El señor de los anillos' cada año, incluso dos veces

Y ahora McKellen, que en estos momentos está inmerso en la promoción de su próxima película Mr. Holmes, ha publicado en su cuenta de Facebook oficial una conmovedora carta homenajeando al eterno villano, célebre por sus papeles de Drácula, Saruman y Dooku.

"Cuando llegué a Nueva Zelanda para empezar a rodar como Gandalf, en la primera semana del siglo XXI, Peter Jackson concertó una cena con algunos de los actores. Estaba feliz de estar al lado de Christopher Lee, un actor al que había conocido antes y siempre he admirado. Él había sido elegido para interpretar al mago Saruman, pero lo primero que me dijo fue: 'Siempre he creído que yo debería interpretar a Gandalf. He leído El señor de los anillos cada año, incluso dos veces'", detalla el británico acerca del primer contacto que mantuvo con Lee.

"Entonces me sentí incómodo, insuficente para el papel", añade. "Pero esa nunca fue la intención de Christopher, él era un hombre de 78 años maestro en el arte de la rectitud caballerosa". Esa personalidad fue, según relata, la que convirtió a Saruman en un personaje tan impecable y eficaz. "Tenía un aire de Papa severo pero a la vez benigno que ocultaba su ambición de gobernar la Tierra Media, con crueldad y resentimiento".

McKellen desvela, además, que entre descanso y descanso siempre acudía a Lee para que le narrara anécdotas. "Él tenía ya 200 películas cuando le conocí y un par de discos grabados. Su primer deseo fue ser cantante de ópera", relata.

El intérprete que también participa en la franquicia X-Men en el papel del villano Magneto recuerda también uno de los momentos que más le marcaron del actor de 93 años. "Fue conmovedor que Christopher estuviera un poco nervioso al principio. '¡¡Peter me hizo repetir mi primer diálogo 10 veces!!'", le comentó Lee al británico durante el rodaje de El señor de los anillos. "Entonces yo le contesté que no se preocupara, que el día anterior yo había tenido que repetir una escena 27 veces. Sus ojos oscuros se abrieron y brillaron. Ya jamás volvió a quejarse".

"En el cine no es todo como parece"

Al final de la carta, McKellen menciona la última escena que compartieron Saruman y Gandalf. "Fue alrededor de una mesa en Rivendel. Sin embargo, mientras Galadriel, Elrond y yo estábamos en el estudio Wellington, las tomas de Sir Christopher fueron filmadas en Londres algunos meses más tarde. Ya se sabe que en el cine no es todo como parece".

Sospecho que él sólo quería decir que estaba envejecienco. No tenía de qué preocuparse, su destreza como actor nunca se resintió

Y como anécdota curiosa, recuerda que Lee presumió de haber hecho todas las escenas de Star Wars sin necesidad de un doble. Un hecho que no se repitió en El señor de los anillos, durante la gran pelea contra Gandalf en la que los magos desafían la gravedad.

"Sospecho que él solo quería decir que estaba ya envejeciendo. No tenía de qué preocuparse, su destreza como actor nunca se resintió", concluye el actor que acompaña su misiva con una fotografía de Christopher Lee.