La asamblea Cáritas Diocesana establece futuras actuaciones, impulsando la asistencia y la denuncia social

Cáritas Diocesana de Sevilla ha celebrado su asamblea general, cita a la que han acudido los párrocos y directores de las Cáritas Parroquiales de la Archidiócesis para evaluar la acción de los dos últimos años y reflexionar en torno a las líneas de trabajo de la institución para hacer un balance de su acción desde 2013, donde se apuesta por priorizar la asistencia y realizar una mayor incidencia en la denuncia social.
Momento de la asamblea bienal de Cáritas
Momento de la asamblea bienal de Cáritas
EUROPA PRESS/CÁRITAS DIOCESANA DE SEVILLA

Cáritas Diocesana de Sevilla ha celebrado su asamblea general, cita a la que han acudido los párrocos y directores de las Cáritas Parroquiales de la Archidiócesis para evaluar la acción de los dos últimos años y reflexionar en torno a las líneas de trabajo de la institución para hacer un balance de su acción desde 2013, donde se apuesta por priorizar la asistencia y realizar una mayor incidencia en la denuncia social.

La Asamblea celebrada en el salón de actos del Colegio Claret ha comenzado con una pequeña oración y, tras ella, el director de Cáritas Sevilla, Mariano Pérez de Ayala, ha tomado la palabra para exponer el balance de la institución católica en sus acciones desde 2013 hasta ahora, según ha informado en un comunicado Cáritas Diocesana.

Así, entre las acciones acometidas en el pasado periodo, el director destaca especialmente el trabajo realizado con las Cáritas Parroquiales, que ya conforman una red de ayuda al más necesitado de 242 grupos en toda la Diócesis. Asimismo, Pérez de Ayala pone también el acento en el trabajo realizado con los proyectos específicos de la entidad, destinados a la grave exclusión social, la inmigración y la inserción socio-laboral.

Fruto de toda esta actividad, la entidad de la Iglesia Católica atendió a 19.226 familias gracias a una inversión social de más de cuatro millones de euros y a más 2.700 agentes, entre profesionales y voluntarios.

Asimismo, el equipo directivo de Cáritas Diocesana de Sevilla formado por el director, Mariano Pérez de Ayala; el delegado episcopal, Eduardo Vera Martín y la secretaria general, Auxiliadora González, expusieron y sometieron a aprobación, por parte de la asamblea, los principales retos y líneas de acción previstos hasta 2017. Estas líneas estratégicas se organizan en base a tres ejes que constituyen "el ser y el hacer" de la entidad, que son la dimensión institucional, la dimensión pastoral y la dimensión social.

En cuanto a la dimensión institucional, una de las principales prioridades consiste en realizar una mayor incidencia en la denuncia social, un aumento del trabajo en red junto al resto de instituciones afines a Cáritas y equilibrar las tres dimensiones de su acción, que son la asistencia, la promoción y la transformación, poniendo realmente a "la persona y sus derechos en el centro de su misión".

"ser digno del amor de dios"

En lo referente a la dimensión pastoral y al trabajo en el ideario católico propio de la institución, el objetivo sigue siendo "ser signo del amor de Dios", trabajar en la formación de los agentes a través de los distintos documentos eclesiales que están surgiendo del Pontificado del Papa Francisco y el trabajo común con el resto de Delegaciones Diocesanas.

Por último, respecto a la dimensión social de Cáritas Diocesana de Sevilla, las líneas de acción tienen dos objetivos principales. En primer lugar reforzar la acción de las Cáritas Parroquiales mediante el acercamiento y la implementación de más recursos cercanos a los distintos territorios y, en segundo lugar, avanzar de forma "real" en la inclusión social de los últimos de nuestra sociedad.

Para ello, los objetivos se fijan en tres campos concretos. El primero de ellos es la inmigración, donde la preocupación se centrará en las mujeres inmigrantes en situación de explotación. Para ello se trabajará en coordinación con otras entidades de la Iglesia que ya están trabajando con esta problemática.

El segundo es la inclusión social, que se centrará en la puesta en marcha de una nueva área de trabajo con las personas que ya están siendo atendidas en el Centro Amigo, de tal forma que una vez ya estabilizadas en sus necesidades básicas, se pueda ir trabajando con ellas otras dimensiones que los puedan acercar más a su inserción de forma autónoma en la sociedad.

El tercero y último es el empleo. Debido a que el desempleo es "una de las realidades más sangrantes de la sociedad actual y que más está influyendo en la vulnerabilidad de muchas de las familias sevillanas", la institución eclesial va a poner en marcha nuevas iniciativas para trabajar de forma más directa en la inserción en el mercado laboral de los colectivos más excluidos. Para ello, además de afianzar los procesos de orientación laboral y formación que ya viene desarrollando desde hace años, va a poner en marcha una iniciativa de empleo protegido mediante la constitución de una empresa de inserción centrada en Agricultura Ecológica.

La finalidad de esta iniciativa es que algunas de las personas que están siendo atendidos por la institución en sus distintos niveles, pueda tener una experiencia de formación en un primer momento, y de empleo real en un segundo momento, en el campo de la agricultura ecológica, de tal forma que esta experiencia laboral les sirva de trampolín para poder acceder al mercado laboral normalizado.

Una vez presentadas las nuevas líneas de actuación y aprobadas por unanimidad por la Asamblea Diocesana, el acto se clausuró hasta dentro de dos años, fecha en la que se celebrará la próxima asamblea general de Cáritas Diocesana de Sevilla.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento