Duran Lleida
El lider de Uniò, Josep Antoni Duran Lleida, deposita su voto durante la jornada en la que los militantes democristianos estában llamados a las urnas para decidir sobre la hoja de ruta sobre el soberanismo. EFE

Los militantes de Unió avalaron este domingo la hoja de ruta propuesta por la dirección pero el resultado muestra la fragmentación interna. El sí se impuso pero la victoria fue muy ajustada: 1.351 votos a favor, lo que equivale al 50,9% de las papeletas, y 1.226 votos en contra, el 46,19% del total. Otras 71 papeletas (3%) estaban en blanco o eran nulas.

Unió sigue aspirando a la plena soberaníaLa consulta instaba a los 4.095 militantes a pronunciarse –lo hicieron el 64,81%– sobre si quieren seguir en el proceso soberanista con el objetivo de la "plena soberanía" de Cataluña bajo los criterios de legalidad, seguridad jurídica y diálogo con el Estado, excluyendo la declaración unilateral de independencia (DUI) y cualquier escenario fuera de la Unión Europea.

Así pues, "Unió sigue aspirando a la plena soberanía", sentenció su secretario general, Ramon Espadaler, quien tomó el resultado como un "mandato de claridad meridiana" que defenderán "con firmeza". Tanto él, como el líder de la formación, Josep Antoni Duran Lleida, remarcaron la importancia de que los militantes decidan el futuro de UDC. "Es bueno para Unió y es bueno para Cataluña", agregó Espadaler.

A su juicio, "la pregunta no ha dividido el partido". Sin embargo, el sector soberanista lo criticó por su ambigüedad e inició una campaña a favor del no, al entender que el no mostraba el apoyo a la independencia. Entre sus defensores, se encuentran la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, quien pidió votar "pensando en los fundadores de 1931", quienes tenían un perfil independentista. Como ella, Joan Rigol y Antoni Castellà, entre otros, defendieron el no.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.