El Ejército israelí sancionó este domingo con penas disciplinarias a varios soldados que agredieron el viernes a un palestino en un suceso en el norte de Cisjordania que fue grabado en vídeo y distribuido por las redes sociales el fin de semana. "Después del incidente el comandante de la brigada concluyó que aunque el arresto (del palestino) estaba justificado, los medios empleados no fueron los apropiados y que ese comportamiento no es acorde con la conducta que se espera de soldados del Ejército israelí", se indica en un comunicado.

Dos de los cuatro soldados involucrados fueron condenados a 28 días de libertad condicional y los otros dos a 30 días de confinamiento en sus bases. El Ejército israelí abrió el proceso disciplinario contra los cuatro militares que aparecen en un vídeo agrediendo e insultando a un palestino al que reducen a golpes y mantienen en el suelo mientras uno de ellos espeta a otros: "sacad las cámaras de aquí".

El suceso ocurrió el pasado viernes en Yilazun, campo de refugiados al norte de la ciudad cisjordana de Ramala, en presencia de periodistas y fotógrafos, y fue difundido este fin de semana por medios palestinos y recogido por el digital israelí Ynet.

La cinta muestra cómo un palestino se encuentra junto a varios soldados, uno de los cuales le insulta a gritos y pega en la cara en repetidas ocasiones antes de que se acerque otro uniformado blandiendo un rifle en posición amenazadora.

La investigación  indica que el comportamiento mostrado no es coherente con lo esperado de soldados del Ejército israelí Posteriormente, el palestino, que aparece desarmado y no se aparta en ningún momento de los soldados israelíes, es reducido por éstos, que lo tiran al suelo, donde lo mantienen tendido sin poder girar la cabeza y le golpean en el rostro con un fusil.

El Ejército israelí ya había señalado previamente en un comunicado que en base a informaciones preliminares, la conducta de los soldados se contradecía con "la esperada" y que podrían ser sometidos a medidas disciplinarias.

De acuerdo al Ejército israelí, antes de que se produjera el incidente grabado en vídeo, se registraron en Yalazun disturbios en los que participaron entre 50 y 70 palestinos, algunos de los cuales arrojaron piedras contra fuerzas israelíes, en los que resultó herido un soldado israelí.

Medios palestinos identificaron al civil que aparece en el vídeo como Shadi al-Habsi, que habría tomado parte en una protesta el viernes para expresar su enojo por el hecho de que un familiar resultara herido previamente por gases lacrimógenos disparados por soldados israelíes.

Esos medios indican además que fuerzas israelíes también utilizaron su vivienda para refugiarse de personas que les atacaban con piedras, lo que provocó daños a su propiedad. Al-Habsi fue llevado al asentamiento judío de Beit El tras su arresto, precisaron.