La española que importó el término anglosajón single para referirse a los solteros que se encuentran cómodos con su estado civil fue Conchín Para, directora de la revista Club Impar. Eso fue en el año 2001. Desde entonces, el número de solteros que viven solos no ha dejado de aumentar y con ellos el número de negocios destinados a cubrir sus necesidades.

La publicación que dirige Para calcula que en la región habitan más de 800.000 solteros, divorciados o viudos, de entre 29 y 60 años. Si la media de solteros española está en el 13%, en Madrid se dispara hasta situarse entre el 15% y el 18%. Según el INE, los hogares unifamiliares han pasado en los dos últimos años de 310.000 a 370.000.

Más negocios para ellos 

Al calor de este fenómeno sociológico han surgido decenas de empresas que han visto en los solteros un gran campo de negocio.

"Los singles tienen más poder adquisitivo, viajan más y quieren relacionarse con otros solteros que lleven su mismo ritmo de vida", explica Cristina, portavoz de Mundosingle, una empresa que organiza desde 2002 fiestas, viajes y actividades culturales para solteros.

Están menos acomplejados 

Además de los clubes, han proliferado las agencias de viajes, matrimoniales y portales web de contactos. Las grandes corporaciones tampoco quitan ojo a estos consumidores, como ejemplo, las raciones de productos alimenticios para un comensal.

 

Todos somos soteros alguna vez y los que lo son ahora están menos acomplejados"

En octubre se celebrará en Ifema el segundo Salón Singles de Madrid, escaparate de este negocio, que el año pasado tuvo 14.000 visitas.

 

Los especialistas del sector aseguran que la palabra soltero está perdiendo su tono peyorativo. «Todos somos solteros alguna vez y los que lo son ahora están menos acomplejados», asegura Susana, de la revista Impar.

"Vivir sola es más enriquecedor"

Estar sin pareja, una opción de vida:  María del Valle Gavarrón. Profesora. 52 años. María reconoce que a veces siente "algo de pena" por no tener pareja. No obstante, prefiere la libertad que le da la soltería. "Tiene sus cosas buenas y malas, pero es más enriquecedor que estar en una relación opresiva o dependiente. Lo importante es estar bien contigo misma", afirma.

 

Lo importante es estar bien contigo misma"

Su última prueba de fuego fue hace dos años, cuando inició un noviazgo con un médico que duró cinco temporadas, una "experiencia estupenda", según dice. Cada uno hacía su vida por separado, él en Madrid y ella en Suiza (la foto de arriba es de su estancia en Zurich), y compartían tiempo de ocio y periodos vacacionales.

 

"No tengo nada en contra de la convivencia, pero cuando se trata de ver a alguien prefiero que sean momentos especiales". La soltería también la nota en el bolsillo, ya que puede disponer de más dinero para otros gastos, como viajes, y hacer lo que realmente la gusta, "aunque todo depende de como te lo puedas organizar", asegura.

Encuesta

¿Es mejor estar con pareja o sin ella?

Prefiero vivir sin pareja.
29,03 % (182 votos)
Lo ideal es vivir en pareja.
59,33 % (372 votos)
No lo he pensado, me da igual.
11,64 % (73 votos)