El PP avanza en la provincia con 13 alcaldías más y el PSOE baja 11
Luis Díaz Alperi se dirige al pleno. (Dani Madrigal)
Las sesiones de constitución de los ayuntamientos dejaron este sábado pocos cambios respecto al veredicto que dictaron las urnas el pasado 27-M. El PP gobernará 89 consistorios de la provincia de Alicante, trece más que hace cuatro años, mientras que el PSOE pierde once alcaldías (42), y el Bloc baja de seis a cuatro. EU se queda sin ninguna de las dos varas de mando que ostentaba.

La sorpresa de la jornada saltó en Monòver, donde un ex primer edil del PSOE, José Ginés, dio la vara de mando al popular Salvador Poveda contra todo pronóstico. Se da la circunstancia de que Poveda desalojó a Ginés de la Alcaldía la pasada legislatura y todo parecía indicar que, en esta ocasión, pactaría con sus ex compañeros del PSOE, ya que él concurría por el Bloc per Monòver, un partido independiente. Sin embargo, y con la aprobación de un PAI como trasfondo, el PP regresa al poder.

El resto de localidades siguieron el guión previsto. Luis Díaz Alperi ocupó de nuevo el sillón de plenos de la capital, mientras que en Elche el PSOE necesitó el apoyo de Compromís.

La Vila, L’Alfàs, Altea y Calp estrenan alcalde socialista, mientras que en Elda la investidura de Adela Pedrosa (PP) puso fin a 28 años de hegemonía del PSOE. En Albatera, el Consistorio se formó sin Javier Bru (PP), en prisión provisional por cohecho.

Pactos contra natura en Valencia

En la provincia de Valencia hubo pocas sorpresas, y tanto PP como PSOE gobernarán en la mayoría de municipios donde no lograron mayoría absoluta. Sin embargo, en Olocau, EU aupó al PP a la Alcaldía, y en Almussafes populares y nacionalistas se aliaron para que no gobernara el PSOE. En Castellón, los socialistas mandarán en Benicàssim, Onda, Vinaròs, y en Geldo, donde la primera concejala transexual, Manuela Trasobares, fue decisiva.