La modelo británica Kate Moss (41 años) fue sacada este domingo por la Policía de un avión en el aeropuerto de Luton, al norte de Londres, por mal comportamiento, pero no fue detenida, según informan este lunes los medios del Reino Unido.

El incidente ocurrió en un avión de la aerolínea de billetes baratos easyJet que había llegado el domingo por la tarde a Luton procedente de la localidad turca de Bodrum. Según la prensa británica, la modelo regresaba de celebrar el 50 cumpleaños (por adelantado, ya que su aniversario es el 19 de junio) de la actriz y empresaria de la moda, Sadie Frost, en un balneario de lujo en dicho país asiático. De hecho, la propia Frost dejó este mensaje de despedida horas antes del incidente en la red social Instagram, en la que citaba a Moss (KM): "Adiós Turquía. Muchas gracias por una semana de chicas tan inspiradora. Lo recordaré siempre. Me habéis preparado para la mitad de siglo".

En un comunicado, la Policía del condado de Bedfordshire, donde está Luton, señaló que se requirió la atención de las fuerzas del orden para ayudar al personal aeroportuario "a escoltar a un pasajero de un vuelo que había llegado al aeropuerto de Luton".

"Se denunció que la pasajera tuvo mala conducta durante el vuelo. Los agentes fueron y escoltaron a la pasajera del avión. No se presentó una queja formal contra ella ni fue arrestada", añadió un comunicado de las fuerzas del orden.

La aerolínea confirmó que la Policía acudió al vuelo de easyJet procedente de Bodrum y resaltó que "no tolera mal comportamiento y siempre denunciará cualquier incidente a las autoridades".

La compañía aérea no especificó la causa del incidente durante el vuelo.