Violencia machista
Imagen de una campaña contra la violencia machista. ARCHIVO

Fue la primera ley de la legislatura y una de las pocas aprobadas por unanimidad. En aquel momento, una amplia mayoría de sectores sociales y políticos saludó con esperanza una ley que pretendía acabar con la violencia física y psíquica hacia las mujeres.

Dos años despuñes de la ley, varias organizaciones denuncian que se cumple sólo sobre el papel y de manera desigual por comunidades

Ahora, dos años después, organizaciones como Amnistía Internacional o la Comisión de Malos Tratos, asociación que lleva 25 años denunciando agresiones contra las mujeres, critican en un informe que su aplicación está siendo muy desigual y que su contenido se cumple sólo sobre el papel.

En la presentación del documento, la presidenta de la Comisión de Malos Tratos, Consuelo Abril (en la segunda foto), destacó que "un 76% de las mujeres que mueren por la violencia doméstica no habían denunciado previamente. Una vez que se deciden a hacerlo, pasan varios días hasta que se ratifica la denuncia; días que la mujer pasa en su casa, recibiendo amenazas del agresor para que la retire".

 Abril asegura que los fiscales no están actuando de oficio, aun cuando la ley lo dispone, lavándose las manos cuando se retira la denuncia. En ocasiones, lamenta, hacen declarar a la mujer delante de su agresor.

Eva Suárez-Llanos (en la imagen, sosteniendo el informe), responsable de las campañas de investigación de Amnistía Internacional, denunció que más de la mitad de los indicadores evaluados no se cumplen.

Así, en el sector sanitario no existen protocolos unificados sobre cómo atender a una mujer que sufre malos tratos, tampoco se ha creado un centro de atención integral en cada comunidad autónoma, no se atiende debidamente a las prostitutas o drogodependientes que sufren malos tratos y tampoco a las inmigrantes en condiciones de igualdad, según Suárez.

"¿No se puede hacer más?

Queremos campañas dirigidas al agresor, impactantes: ¿Quieres ser el próximo en salir en los medios por matar a tu mujer?

Si bien tanto AI como la Comisión de Malos Tratos afirman que "se ha avanzado muchísimo", creen que la clave está en plantearse si "se puede hacer más".

Abril propone varias medidas para desarrollar la ley:

  • Campañas masivas de sensibilización. Un impacto continuado en la sociedad puede hacer bajar el número de muertes. "Queremos campañas continuadas como las de Tráfico", pero también "dirigidas al agresor. ¿Quieres ser el próximo en salir en los medios por matar a tu mujer? y campañascon ese tono podrían ayudar".
  • Papel activo de los fiscales. Según Abril, cuando una mujer retira una denuncia, generalmente por miedo o amenazas, los fiscales se limitan adar carpetazo al caso, "pero pueden actuar de oficio, investigar; es facilísimo y al final todos están al tanto de los malos tratos". Según ella, "al igual que no hay que llamar a Atestados tras un accidente para que se personen" no habría que hacerlo con los fiscales.
  • Acabar con el "valora tu riesgo". La presidenta del organismo denunció que "no es exigible a una mujer que valore si debe denunciar o su situación personal". Según Abril, es papel de los profesionales, ya que las maltratadas están sometidas a una gran presión sentimental o la confianza en su pareja.
  •  Formación y medios para los juzgados. No existen todavía los medios suficientes para sensibilizar y formar a los jueces y fiscales en este tipo de delitos. Además, los centros de atención integral que dispone la ley no han llegado a todas las autonomías.

Para AI y la Comisión falta voluntad política para llevar a cabo estas reformas.

De hombre a mujer: sólo de hombre a mujer

Según el Instituto de la Mujer, en España hay entre 1.500.000 y dos millones de mujeres que reciben algún tipo de maltrato físico o psicológico a lo largo de su vida.

El hecho diferencial es que sea la mujer la agredida; estamos hablando de malos tratos por ser mujer, específicamente

También hay datos estadísticos sobre la situación de las víctimas y los agresores, siempre mujer y hombre respectivamente.

Sin embargo, las agresiones en parejas del mismo sexo o de mujer a hombre no están reconocidas como las denunciadas por estas organizaciones, pues mientras que una agresión cometida por un hombre a una mujer es delito, lo contrario sólo se considera como una falta.

Suárez-Llanos lo explica argumentando que "el hecho diferencial es que sea la mujer la agredida; estamos hablando de malos tratos por ser mujer, específicamente, por lo que es lógico que también las leyes sean especiales".