Tuberías, marcos de ventanas, hilos de telefonía… Sevilla está sufriendo una oleada de robos de materiales que contienen cobre. Son elementos fáciles de extraer y que se están vendiendo en las chatarrerías a precio de oro.

El último caso ocurrió ayer en la avda. República Argentina. Allí han desaparecido las placas de identificación de los edificios (abogados, médicos, etc). Un día antes, el jueves, sustrajeron las tuberías del edificio Puerta Barqueta.

En lo que va de año en Sevilla se han registrado 204 denuncias, aunque fuentes policiales aseguran a 20 minutos que el número de robos puede ser mayor: “las pequeñas sustracciones no se denuncian”, dicen.

La Policía Nacional tiene abierta desde enero la Operación Cobre con la que ya han detenido a 21 personas de nacionalidad española, rumana y de Georgia. El 13 de junio requisaron en Torreblanca 3.000 kilos valorados en 15.000 euros.

Uno de los detenidos había cobrado 1.300 euros por la venta de cobre robado. Según los datos policiales, la caída de la producción de este material ha disparado su precio, que ya se sitúa en 3,60 euros el kilo.