El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, considera que la mejora de la eficiencia de la economía pasa por "avanzar en las privatizaciones allá donde tengan sentido" y por intensificar los procesos de introducción de competencia emprendidos en los últimos años.

Así, en la presentación del Informe Anual del Banco de España correspondiente al 2006, Fernández Ordóñez, insiste en la necesidad de aumentar la competencia en "sectores claves" para la economía, como las industrias de red, el mercado de telecomunicaciones, el sector energético o el de transporte ferroviario.

Los "elevados" costes de despido de los contratos indefinidos, que hacen que las compañías opten por la contratación temporal

En su discurso, Fernández Ordóñez habla de la necesidad de abaratar los costes de despido de los contratos indefinidos y cambiar el sistema de negociación colectiva para adaptar mejor los salarios a las condiciones de las empresas, y evitar así una posible reducción del ritmo de creación de empleo en un contexto económico menos favorable.

El organismo regulador mantiene que los "dos problemas" del mercado de trabajo son los "mecanismos de rigidez" de la negociación colectiva, porque no facilitan la adecuación de los incrementos salariales a las características particulares de las empresas, y los "elevados" costes de despido de los contratos indefinidos, que hacen que las compañías opten por la contratación temporal.

Una desaceleración cíclica de la economía afectaría en menor medida a los salarios, pero perjudicaría al empleo temporal, lo que no permitiría garantizar la generación de empleo.

Sobre las medidas liberalizadoras

Fernández Ordóñez recuerda que algunas de las medidas liberalizadoras están incluidas en el Programa Nacional de Reformas que insta a aplicar "a un ritmo más resuelto" y aprovechar la transposición de la Directiva de Servicios para definir un marco regulatorio más simple y competitivo.

La productividad es la principal fuente de bienestar a largo plazo

"Antes de que sea tarde", asevera, hay que ser conscientes de que la productividad es la principal fuente de bienestar en el largo plazo y de ahí que las políticas que las promueven "son decisivas" para configurar el futuro de la economía española.

En este sentido, aboga por reformar el sistema educativo -para adecuar la fuerza laboral a las nuevas demandas-, y la innovación, ahora que el principal problema de la economía española -la alta tasa de paro- se ha moderado.