Los ingenieros de Hewlett Packard ponen a prueba los dispositivos que desarrollan para ver cuál es su grado de resistencia.

Se trata de que probar que estos equipos pueden 'sobrevivir' a las situaciones más hostiles.

Para ello, la compañía cuenta con unas cámaras que recrear el clima de cualquier lugar del mundo, desde temperaturas bajo cero al calor extremo.

Según los ingenieros que someten los productos a ese tipo de pruebas, se les hace pasar por un posible ciclo vital en cinco minutos.

Golpes, calor, humedad, cambios bruscos de temperatura son algunas de las pruebas que se les realizan para que sean lo más resistentes posible cuando los adquiera el usuario.

Algunas de las pruebas más llamativas es la que recrea el terremoto que golpeó Japón en 1995 o en la que se utiliza una pistola para lanzar 20.000 voltios sobre los productos.