El concejal de Medio Ambiente, Jesús Ruiz Tutor, ha visitado esta mañana el jardín urbano promovido desde hace dos años por las Unidades de Medio Ambiente y Empleo del Ayuntamiento de Logroño en el barrio del Cubo. Se ubica en el parque de la Isla, en la confluencia de las calles Rafael Azcona y Blanco Lac.

Se trata de un jardín de experimentación e investigación que se caracteriza porque las especies vegetales plantadas tienen bajos requerimientos de agua y, por tanto, un bajo mantenimiento. Los técnicos municipales analizan la adaptación de estas especies para estudiar su aclimatación a Logroño, su implantación en otras zonas verdes de la ciudad, su coste de mantenimiento real y la calidad estética del mismo.

El concejal de Medio Ambiente ha informado que durante este año se está renovando y ampliando este jardín experimental y, de hecho, en los próximos días finalizará el laberinto que será uno de los elementos distintivos del nuevo espacio de 10.000 metros cuadrados con que se ampliará el parque, hasta alcanzar en los próximos meses una superficie total de 20.000 metros cuadrados.

LABERINTO

El laberinto, con un diámetro de 28 metros y 615 metros cuadrados de superficie, se ha inspirado como modelo en un laberinto existente en una catedral gótica francesa.

Se ha realizado en adoquín apoyado en material granular, orientando sus ejes según los puntos cadinales: dichos ejes se delimitan en el perímetro del laberinto mediante unos pilastras de granito (reaprovechadas de una pérgola que en su momento se desmontó del parque Gallarza).

En esta fase de ampliación, tras finalizar la zona central pavimentada (el laberinto), se rodeará de zona ajardinada con otras especies de bajo mantenimiento, como arbustos y diversas plantas bajas. Primera fase

El jardín urbano, que en su primera fase tenía una superficie aproximada de 10.000 metros cuadrados, se ha caracterizado por contener especies vegetales que necesitaban menor mantenimiento que las convencionales, para lo que se plantaron variedades de césped con bajos requerimientos de agua.

El jardín estaba compuesto por varias parcelas con distintos tipos de césped (festuca arundinacea y microtrebol) y grama (Cynodon Riviera y Cynodon Gobi) y en la zona de paseo se dispusieron parterres (con diversas plantas), franjas con lavandas, elementos como bolos, terminaciones en ladrillo rojo machacado y piedra volcánica, y como elemento delimitador se utilizaron traviesas de madera.

Este proyecto piloto, finalizado en 2013, tuvo un doble objetivo: por un lado, implantar un jardín urbano dentro del programa de formación de los alumnos de la escuela-taller 'Logroño Verde'; por otro lado, establecer un jardín de experimentación e investigación para ver la aclimatación de especies vegetales con bajas necesidades hídricas.

Ruiz Tutor ha explicado que "a los alumnos de la escuela-taller les está sirviendo como práctica de aprendizaje donde llevar al terreno real parte de los conocimientos adquiridos y al Ayuntamiento como campo de experimentación y prueba de algunas experiencias novedosas en el ámbito natural".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.