Reunión familiar de los López de Haro
Los descendientes del fundador de la Villa se volvieron a reunir.(B. Hernández)
Apellido ilustre donde los haya, el López de Haro brilló ayer con luz propia. Los descendientes del fundador de la Villa se volvieron a reunir, como vienen haciendo en los últimos años, para celebrar de un modo muy especial el aniversario de la Villa.

Convocados por la compañía del Gargantúa y la comparsa Moskotarrak, antes de acercarse a comer a un café del centro, hicieron una ofrenda flora al pie de la estatua erigida a su antecesor, en la plaza Circular. Todos los reunidos viven en Bilbao, y dos de ellos llevan el nombre del fundador: Diego.