La paciente se sorprendió cuando vio a una mujer salir llorando de la consulta del ginecólogo, pero no pensó que la siguiente víctima de la vejación del médico sería ella misma. La mujer, de 29 años, contó después que la dolencia que sufría nada tenía que ver con los tocamientos a los que la había sometido el especialista.

La afectada denunció los hechos a la Policía y el resultado fue la detención de Giovanni Elmer Onofre P. M., peruano de 41 años, colegiado en León y arrestado el pasado día 4.

Los hechos ocurrieron en un centro sanitario de Móstoles, donde el facultativo acudió para llevar a cabo la sustitución temporal de un compañero.

Tras el relato de la paciente, los agentes localizaron a varias mujeres que habían pasado ese día por la consulta del facultativo. Un total de seis dijeron haber sufrido tocamientos.

El médico fue arrestado en la estación de Renfe de la localidad y puesto a disposición judicial. El juzgado decretó su ingreso en prisión.

Les tocaba el pecho

Una de las víctimas del médico, que acudió a consulta por un dolor de garganta, relató a Europa Press que el detenido, después de levantarle la camiseta y auscultarle la espalda le desabrochó el sujetador y le tocó el pecho. «Le pregunté si podía abrocharme el sostén, pero entre murmullos me dijo que no». La paciente asegura que el ginecólogo le tocó la zona de los ovarios e intentó quitarle los pantalones argumentando que el dolor de garganta podía haberle provocado una infección. La joven se resistió. Otra de las agredidas relató que fue a la consulta por una infección de orina, ante lo que el médico le pidió que se desnudara de cintura para arriba. Después empezó a tocarle el pecho y le exigió que se quitara el resto de la ropa. «Es muy desagradable recordar día a día lo sucedido», cuenta.

Adepa exige responsabilidades

«¿En manos de qué profesionales nos encontramos los pacientes madrileños? ¿Qué criterios sigue la Consejería de Sanidad para contratar a especialistas, sobre todo cuando vienen de otros países? ¿Qué inspecciones se siguen para comprobar su profesionalidad? ¿Quién contrata a estos facultativos? ¿Qué garantías tienen los pacientes madrileños para ir con seguridad al médico?», se preguntaba ayer en un comunicado la Asociación El Defensor del Paciente. Esta organización exige responsabilidades y la destitución de quienes contrataron al médico.