El 25% de los árboles han desaparecido. Uno de los tesoros del Marquesado del Zenete, en la comarca de Guadix, se está muriendo. Los castaños centenarios, cuyos frutos han sido recogidos durante generaciones, están extinguiéndose, según el Partido Andalucista.
La cara norte de Sierra Nevada es conocida por la existencia de estos ejemplares, sobre todo en los valles situados desde Aldeire y la Rosandrá hasta el barranco del río Jérez.

Los árboles, sin embargo, afirma el PA, se están muriendo. «Encima del pueblo de Jérez la pérdida de centenares de ejemplares de castaño es grave y tristemente visible. Al igual que en los valles Alhorí y Arrollo del Alcázar». El PA, además, considera que los culpables de esta pérdida son «los responsables del parque natural y nacional de Sierra Nevada que no han hecho nada para su cuidado y mantenimiento, a pesar el alto valor ecológico de los árboles». Este periódico ha intentado conocer la versión de la Delegación de Medio Ambiente, sin éxito.

Casas derruidas

La desaparición de las cuatro antiguas casonas, pertenecientes a las centrales hidroeléctricas que existían en la zona, también ha dañado la imagen de la zona.
«Las viviendas deberían restaurarse y convertirse en casas rurales, sobre todo la que está ubicada en el área recreativa de La Tizná, junto al nacimiento del río Alcázar», propone el PA.