La fe se traslada al escenario
‘Juan de la Cruz , pura llama de amor’.

Pocas veces una obra de teatro se representa en un paraje tan idílico como es el patio de la Mezquita-Catedral de Córdoba. Este bonito contexto y la IV Semana del Auto Sacramental provocarán que el espectador se sumerja en un máquina del tiempo que le trasladará al Siglo de Oro español (s. XVII).

Durante toda la semana el teatro ha invadido el Patio de los Naranjos con una serie de obras dramáticas representadas en un solo acto y en verso que han hecho las delicias de los asistentes. Unas 400 personas han tenido y tendrán este fin de semana la posibilidad de apreciar este antiguo espectáculo que en su época tenía como función principal ensalzar la fe y el misterio de la Eucaristía.

Los personajes que intervienen no representan seres reales, sino conceptos abstractos como la Humanidad, la Gracia, el Deseo o el Pecado. En un principio, los autos sacramentales se hacían en el interior de las iglesias, para después trasladarse a las plaza públicas. Este tipo de obra alegórica religiosa se representaba en un principio el día del Corpus.

Sea usted creyente o no, el espectáculo resulta interesante de ver para cualquier amante del teatro. Tanto es así que el éxito de ediciones anteriores ha provocado que la Semana del Auto Sacramental cumpla este año su cuarto aniversario.

Noches de Embrujo

La IV Semana del Auto Sacramental se enmarca dentro de una serie de espectáculos al aire libre que ha organizado el Consorcio de Turismo de Córdoba durante todo el turismo. El próximo espectáculo será el VI Festival Internacional de Música Sefardí de la Red de Juderías de España. En julio tendrán lugar las noches flamencas en el casco histórico y un festival de teatro en los patios entre otros eventos. En agosto será el turno de Judería 2007, un programa que proyecta conciertos y actividades en este céntrico barrio cordobés.