Sólo había tres funcionarios para controlar a 400 presos. Los trabajadores de la prisión de Albolote pasaron el pasado miércoles su jornada conviviendo con los internos a pecho descubierto, ya que las puertas de seguridad de uno de los módulos permanecieron averiadas durante todo el día, según denunció ayer el sindicato CSI-CSIF. Los representantes de los funcionarios critican al director de la cárcel, Naúm Álvarez, por «obligar» a trabajadores e internos a quedarse en el modulo sociocultural «sin seguridad alguna». Por ello, los funcionarios estuvieron sometidos a «una gran tensión» durante toda la jornada, aunque no se registraron altercados. El sindicato denuncia también la sobrecarga de trabajo de los funcionarios de la prisión.