La Agència de Salut Pública de Barcelona recibió 189 denuncias por ratas entre enero y mayo, el 17% menos que en el mismo periodo del año anterior, cuando se contabilizaron 227 denuncias por la presencia de roedores. La disminución coincide con la puesta en marcha, hace un año, de un nuevo sistema para controlar ratas y ratones que consiste en planificar y hacer inspecciones regulares en aquellas áreas donde se detectan estos animales, lo que permite evitar la dispersión de la plaga y racionalizar el uso de biocidas y minimizar el riesgo a las personas. Fuentes municipales prevén que en verano se reduzcan las denuncias ya que es entre mayo y octubre cuando tienen mayor actividad.