Medicina digna de museo
Él reprodujo cientos de lesiones de la piel en cera, para ayudar a los especialistas en su estudio.

Se crearon como una herramienta de trabajo, pero terminaron convirtiéndose en obras de arte. Actualmente no se sabe mucho sobre la historia del Museo de Olavide, ya que parte de sus archivos se quemaron con los bombardeos al hospital San Juan de Dios durante la guerra civil.

Sí está claro que fue fundado a mediados del siglo xix por el ilustre dermatólogo del mismo nombre, aunque entonces no se llamaba así. Contó con la colaboración de artistas escultores como Enrique Zofio Dávila. Él reprodujo cientos de lesiones de la piel en cera, para ayudar a los especialistas en su estudio. Hacía las figuras de tamaños variables, representando la piel sana junto a la enferma. José Barta y Rafael López Álvarez siguieron luego su trabajo hasta alcanzar casi el millar de piezas.

Los granadinos podrán ver medio centenar de ellas en una exposición vinculada al Congreso Nacional de Dermatología que se celebra en nuestra ciudad hasta el domingo. Algunas de las obras parecen reales.

* Centro Cultural San Antón.  C/ San Antón, 22. Hasta el domingo, de 11.00 a 14.00 y de 18.00 a 21.30 horas. Entrada gratuita.

50 esculturas para sanar

Estas piezas son verdaderas reliquias de nuestra escultura, más aún sabiendo que sirvieron para la formación e investigación de los profesionales de la época. Algunas incluso recrearon cuerpos enteros para que los especialistas pudieran relacionar la patología representada con la zona en la que solía manifestarse. El reto está ahora en restaurar las piezas que se conservan de este singular museo.