Este verano también habrá restricciones en los regadíos de la cuenca del Segura. Este tipo de cultivos en Jaén y en el resto de tierras regadas por el río Guadalquivir en Andalucía verán disminuido el suministro de agua que reciben durante este verano, anunció ayer el director general del Agua del Ministerio de Medio Ambiente, Jaime Palop. El motivo es que se espera que el otoño traiga pocas lluvias en estas áreas.

Por otra parte, la Junta ha diseñado su estrategia para afrontar los periodos de sequía en la cuenca mediterránea (la forman los ríos que desembocan en ese mar), aunque no precisó detalles sobre la misma. En esta franja viven 2,1 millones de los ocho millones de habitantes de la región. El 73% del agua consumida se dedica a regadíos que, sin embargo, ocupan el tercer escalón de prioridad cuando hay sequía.

Las personas, primero

Lo primero sería abastecer a las personas y las industrias pequeñas; después, satisfacer los caudales mínimos de los ríos para que no perezcan animales y plantas; en cuarto lugar se atendería la producción de electricidad. Las actividades menos urgentes serían las de otras industrias, la acuicultura y, por último, el gasto de agua en el ocio.