El cardenal y presidente del Pontificio Consejo para la Justicia del Vaticano, Renato Martino, pidió ayer a los fieles y a las organizaciones católicas que no den su apoyo económico a Amnistía Internacional (AI) «debido a su reciente política a favor del aborto». Aunque Amnistía siempre se ha declarado neutral en esta materia, este año ha decidido empezar a apoyar el aborto en caso de que la mujer sea víctima de una violación o su vida o salud esté en peligro. La ONG ha respondido al Vaticano que nunca ha recibido dinero de la Iglesia y que es «independiente de gobiernos, partidos políticos y confesiones religiosas».