La cuenta atrás
Campo de amapolas.
«Estos días trabajo mucho y deprisa; al hacerlo así trato de expresar el paso desesperadamente rápido de las cosas en la vida moderna», escribió en una carta Vincent Van Gogh poco antes de suicidarse. Seguramente sabía que serían sus últimas obras y quería darlo todo en el único campo que le mantenía vivo frente a las constantes paranoias y otros problemas mentales.

El caso es que se levantaba a las cinco de la mañana y se pasaba el día pintando en las calles de Auvers, un pequeño pueblo francés donde trató de rehacer su vida tras permanecer un año internado en un manicomio. Pero no lo consiguió, puso punto y final a su lucha por ser feliz pegándose un tiro en la cabeza.

El Thyssen presenta la primera exposición dedicada en exclusiva a la obra realizada por el pintor francés en sus dos últimos meses de vida, con una selección de 26 pinturas y tres dibujos procedentes de museos y colecciones de todo el mundo.

* Thyssen-Bornemisza: Pº del Prado, 8. Metro: Banco de España. Hasta el 16 de septiembre. 5 euros.