Podemos-Melilla, tras la confirmación oficial de los resultados electorales en Melilla, que les deja fuera de la Asamblea al lograr 835 votos, el 2,60 por ciento de las papeletas cuando el mínimo es el cinco por ciento, ha manifestado su voluntad política de "trabajar en la ciudad desde la oposición política fuera de las instituciones en defensa de la gente".

A través de un comunicado de prensa, la organización de Pablo Iglesias en la ciudad española del Norte de África ha valorado "con satisfacción el éxito alcanzado por el partido en las últimas elecciones autonómicas y municipales, que lo sitúan como tercera fuerza política nacional, gracias al respaldo ciudadano obtenido en las urnas", mientras en Melilla han sido la sexta con más respaldo, por detrás de PP, CPM, PSOE, C's y PPL.

Los resultados en general para Podemos, a juicio del partido que encabeza Gema Aguilar, "apoyan la idea de que la multitud de problemas a los que la gente se enfrenta, y la diversidad de opciones para resolverlos no puede reducirse a las fórmulas que el Gobierno del PP viene aplicando ni a las que desde el PSOE se vienen anunciando". A su juicio, "el bipartidismo se ha quebrado en estas elecciones", afirmando que "ya no será posible hacer política en España sin Podemos".

Con respecto a los resultados de Melilla, esta organización ha valorado positivamente "la pérdida de la mayoría absoluta del PP en Melilla, debido a que obligará a realizar pactos y alianzas, por lo que el diálogo será una herramienta clave para el futuro".

En opinión de los "morados", la campaña de Melilla, al igual que han hecho otras formaciones políticas, "es valorada como una carrera de obstáculos en donde la honradez no ha estado presente en todos los casos, no sólo por el voto por correo, sino por la tinta gastada en criticar más a las personas que a los programas, considerando que la vía judicial para resolver conflictos políticos es equivalente al fracaso de la acción política".

Incompatible con la derecha

Podemos ha asegurado que la confianza de la gente no se gana en las campañas electorales, sino en el periodo de cuatro años que hay entre ellas. "Podemos quiere agradecer la confianza depositada por sus 835 votantes, porque son el principio desde el que comenzar a construir el futuro de Melilla de forma participativa" indica. Ésta, dice, "es la fuerza que nos mantendrá en los próximos cuatro años trabajando por la gente".

La candidatura de Gema Aguilar indica que "asumimos y respetamos los resultados", considerando que los pactos post-electorales que se pongan en juego a partir de ahora dejarán a cada cual en su sitio. "Como partido político no ha recibido por parte de ninguna fuerza política de la ciudad propuesta alguna de unidad de acción, aunque Podemos Melilla sí ofreció esa posibilidad a otra candidatura".

En este sentido, apunta que ahora que los melillenses han decidido, mantendrán el diálogo con quienes estén interesados en la unidad de acción de programas "que defiendan ideas semejantes, sin personalismos de ningún tipo, liderando lo que los melillenses han querido votar".

Admite que en ningún momento Podemos pensó que el desgaste del gobierno del PP o el estilo de hacer oposición de algunas fuerzas políticas locales fuera un beneficio para nadie, especialmente para las personas, "ya que son las que han sufrido durante cuatro años políticas obsoletas para salir de la crisis".

"Lo que Podemos defiende —ha añadido— no es compatible con los programas de los partidos de la derecha nacional o local. Por eso —prosigue— comprendemos el éxito electoral de C's como fuerza emergente, si viene a romper el bipartidismo, asumiendo que ha recogido los votos que el PP y el PPL no han sabido conservar, y que le resultará difícil, si no imposible, llegar a acuerdos con el PP desde un programa "anticorrupción", si C's mantiene su compromiso público".

Por otro lado, ha valorado la renovación del PSOE local, y la dimisión de su secretario general al estar pendiente de su procesamiento por supuesta compra de votos en las generales de 2008, "porque cualquier entendimiento de Podemos con cualquier fuerza política comienza con la lucha contra la corrupción, por la imposibilidad ética de apoyar a quien tenga imputados en sus filas, y por la necesidad de un rescate ciudadano". "Eso es lo que Podemos va a defender los próximos cuatro años, ganarse la confianza de los melillenses haciendo lo que han dicho que van a hacer", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Melilla.