Oriol Junqueras
El presidente de ERC, Oriol Junqueras, durante su intervención en la jornada de clausura de la XXXI Reunión del Círculo de Economía EFE

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, ha advertido este sábado a los empresarios de que seguir formando parte de España perjudica a sus empresas, y ha asegurado que los balances de resultados de las compañías instaladas en Cataluña así lo "demuestran cada día".

En una conferencia-coloquio ante empresarios en la XXXI Reunión del Círculo de Economía, ha argumentado que algunas decisiones estratégicas para Cataluña que el Gobierno central no ha adoptado tienen un impacto directo en el futuro de las empresas, y ha puesto como ejemplo la falta de una apuesta clara por el Corredor del Mediterráneo.

Así, ha subrayado el hecho de que por la misma vía donde circulan trenes de pasajeros cada seis minutos transiten los trenes que transportan los coches de la Seat y la potasa que proviene de las minas de sal de la Cataluña central, y ha destacado que ante la falta de voluntad para construir una nueva vía, por lo menos se debería desarrollar el 'tercer hilo'.

Junqueras ha alertado a los empresarios de que el Gobierno central no tiene interés en desarrollar estas infraestructuras, ha apuntado que "la buena fe no puede ser infinita", y les ha animado a comprobar a lo largo de la mañana si realmente existe esa voluntad.

Ha destacado que la evolución del mercado internacional —con Asia como principal agente manufacturero y la Europa Occidental como principal consumidor— apremia al desarrollo de esta línea que permita conectar los Puertos del Mediterráneo, y ha explicado que el Puerto de Rotterdam ya ha tomado posiciones haciéndose con la mitad del Puerto de Constanza.

En la XXXI Reunión del Círculo de Economía, patrocinada por Indra, CaixaBank y KPMG, se celebra desde el jueves hasta este sábado en Sitges (Barcelona) con el lema 'Para consolidar la recuperación. Dimensiones políticas, económicas y empresariales', Junqueras ha centrado su primera intervención en la economía y no ha hablado de independencia hasta el turno de preguntas.

Tono distendido

Ha sido entonces cuando la conferencia ha adoptado un tono más distendido, y tras asegurar que las fuerzas independentistas acatarán el resultado de las elecciones del 27S aunque no se impongan: "La cuestión no es que haremos nosotros, que lo sabe todo el mundo. La cuestión es qué harán los otros. Tengo la seguridad de que respetarán los resultados".

La cuestión no es que haremos nosotros, que lo sabe todo el mundo. La cuestión es qué harán los otros

Ante un Circulo de Economía que ha vuelto a insistir antes de esta reunión en la necesidad de un pacto que dé salida al debate territorial entre Cataluña y el resto de España, Junqueras ha defendido que lo que genera inestabilidad no es la independencia sino aspectos como la corrupción, y ha tirado de ironía para presentar a ERC como un partido moderado y conservador.

Así, ha destacado que lo que daña a la sociedad y genera incertidumbre son "las ganas de algunos de enriquecerse muy rápido", la corrupción, cambiar las reglas del juego a media partida como, ha dicho, ha pasado en el mercado eléctrico, y el incumplimiento de, ha asegurado, más de 400 directivas europeas por parte del Gobierno central.

Frente a ello, ha presentado a ERC como un partido "limpio como una patena" y que cumple con todo, especialmente con la democracia, lo que implica, a su juicio, una posición muy moderada y conservadora ya que coincide con la del primer ministro británico, David Cameron, que también defendió la necesidad de que los escoceses votarán sobre la independencia.

"Todos los que sois moderados o incluso conservadores, os debéis sentir cómodos con nosotros", ha zanjado.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.