El ayuntamiento del pequeño pueblo de Delcambre, en el estado de Louisiana, Estados Unidos, ha prohibido por ley los pantalones anchos que dejan al aire partes sustanciosas de la ropa interior.

Si expones tus partes privadas, deberás pagar una multa.

"Es para que vistan apropiadamente. Cubrir tus partes vitales. Si expones tus partes privadas, deberás pagar una multa. Si caminas y tus pantalones caen, recibirás una multa. Es mejor que se quiten los pantalones y que se pongan un vestido", asegura el alcalde del pueblo Carol Broussard en declaraciones al periódico The Daily Advertiser .

La ley, aprobada por unanimidad, establece una multa de unos 300 euros y hasta seis meses de prisión para aquellos que incumplan la normativa.

El alcalde niega que esta medida vaya en contra de la población negra: "No creo que sea solo un tema de negros. La gente blanca también viste pantalones anchos. Caulquiera que vista estos pantalones será responsabilizado."

No piensa lo mismo Adam George: "Esto va a ser un hostigamiento. La gente a la que no le gusto llamará [a la policía] y me acusará diciendo que visto un pantalón ancho."

Una moda presidiaria

Los pantalones anchos, "saggy pants", tiene su origen en las cárceles de los Estados Unidos.

Lucir pantalones anchos era la manera con la que un pandillero se enorgullecía del paso por prisión
Allí, los presos recibían pantalones que no eran de su talla, y al estar prohibido el uso de cinturones, los vestían enseñando parte de la ropa interior.

Una vez salían en libertad, los ex presos, sobre todo los pandilleros, mantenían esta estética para ser identificados y mostrar con orgullo su paso por prisión y ser respetado en su banda y en las rivales.

Hoy se ha convertido en una moda urbana más, ya no necesariamente identificada con los delincuentes y ex presidiarios.