El jefe de pediatría del Hospital Joan XXIII de Tarragona, Xavier Allué, hay ratificado este jueves ante la juez que lleva al caso del bebé de Salou víctima de malos tratos que el diagnóstico que hizo el 22 de abril cuando la niña ingresó por una fractura de fémur notificaba la posibilidad de malos tratos.

El pediatra ha declarado que ya avisó el 22 de abril de la posibilidad de malos tratos infantiles
"El diagnóstico se realizó en el primer ingreso, tal como figura en el sumario y en el segundo, del 10 de junio, se confirma porque las lesiones también son constitutivas del
síndrome de malos tratos infantiles", según ha dicho el pediatra.

La pequeña ha sido intervenida quirúrgicamente esta mañana en el Hospital Sant Joan de Déu en Barcelona y evoluciona bien dentro de la gravedad, aunque su vida no corre peligro.

Contradicciones

Durante la declaración del pediatra, la defensa del padre de la niña le ha preguntado si al referirse a malos tratos podría ser una negligencia, a los que el médico respondió afirmativamente.

El letrado, Isaac González, considera que este hecho unido a las "contradicciones" apreciadas entre el informe médico del Joan XXII "dónde no se detectó el golpe" y el de Sant Joan de Déu, donde la niña está ingresada y que propicio la orden de encarcelamiento para el progenitor de la niña de seis meses.

Para González, "no existen pruebas" que justifiquen el ingreso en prisión de Richard, padre de Claudia.

Los abogados del padre también se solicitará que se retire la medida cautelar de retirada de la custodia de los hijos adoptada por la juez para los padres de la niña o que, en su caso, se establezca un régimen de visitas.

Una amiga de la madres que cuidó de las dos hijas comentó que la relación entre padres e hijos era "muy buena", según afirmó González.

También aseguró que nunca hubo ningín signo de agresividad en la casa y se mostró extrañada por las acusaciones.