Juicio contra Uber
Decenas de taxistas se han congregado ante la Ciudad de la Justicia de Barcelona durante el juicio contra Uber, empresa a la que acusan de competencia desleal. ACN

Un juzgado de Barcelona ha acogido este jueves un juicio contra Uber en el que el sindicato del taxi Elite, como demandante, ha acusado a la empresa de competencia desleal por intentar "enmascarar" con una aplicación para móvil lo que en realidad era una prestación de un servicio de transporte sin licencia.

No es economía colaborativa, es economía sumergida"No es una empresa de economía colaborativa, es una empresa de economía sumergida", ha valorado en juicio la abogada del sindicato, que ha pedido en sus conclusiones al Juzgado de lo Mercantil 3 de Barcelona que condene a la empresa a no poder operar definitivamente.

La conclusión del abogado de Uber es contraria y ha defendido que no se trata de una empresa de transporte sino dedicada a "poner en contacto a dos iguales a través de la tecnología" haciendo de intermediario.

"Uno no puede intervenir y ser transportista al mismo tiempo", ha sostenido el abogado, que ha dicho entender la preocupación de los taxistas porque la aplicación móvil afecta a su negocio pero ha insistido en que no es competencia desleal sino un nuevo mercado.

Conductores, como testigos

En el juicio han declarado como testigos varios conductores que han explicado que la empresa les entregaba un teléfono móvil con la aplicación a la que se podían conectar cuando querían para prestar servicios, sin estar obligados a hacerlos ni a tener un horario en concreto.

Algunos han sido multados con hasta 4.000 euros por circular sin licenciaHan dicho que usaban su propio coche y recibían un 80% de cada carrera y el 20% restante iba a parar a la empresa, que se encargaba de poner el precio y cobrarle el cliente a través de la aplicación, con lo que los conductores se limitaban a hacer el desplazamiento.

Uber, eso sí, les daba directrices de cómo trabajar, en aspectos como tener el coche limpio o llevar una botella de agua; varios conductores han explicado que les han impuesto multas de hasta 4.000 euros por circular sin licencia, con lo que en poco tiempo decidieron dejar de trabajar con esta aplicación.