El PP perderá el Gobierno de Baleares, así como el Consell de Mallorca y el Ayuntamiento de Palma, como consecuencia del pacto multipartito entre PSOE, Unió Mallorquina y el Bloc PSM-IU-Verds-Esquerra, según informa El País.

El miércoles por la tarde se cerraba el trato entre el PSOE de Francesc Antich y UM, un partido de centro, nacionalista y liberal, con el que el PP de Jaume Matas, pese a ser el partido más votado en las últimas elecciones (con un 46% de los sufragios) perdería sus principales feudos en las islas.

UM, presidido por Maria Antònia Munar, se ha convertido en la clave para desbancar del poder al PP, pese a conseguir el 6,75% de los votos.

De confirmarse este acuerdo, los cargos quedarían de la siguiente manera: Francesc Antich, en el Gobierno autónomo, Francina Armengol encabezaría el Consell Insular de Mallorca y Aina Calvo sería la alcaldesa de Palma.

En Canarias falta una "agenda enriquecedora"

El PSC-PSOE cree que en la reunión mantenida ayer con Coalición Canaria (CC) para llegar a un acuerdo de gobierno en Canarias se ha producido un "claro acercamiento", mientras que para los nacionalistas todavía hay "una distancia" en aspectos como control de población y policía autonómica.

Las explicaciones las dieron el vicesecretario general del PSC-PSOE, Francisco Hernández Spínola, y el secretario de Organización de CC, José Miguel Barragán, al término de la reunión de las comisiones de ambos partidos.

Tras la reunión de casi cuatro horas Francisco Hernández Spínola declaró que se han establecido las bases para un "claro acercamiento" de posiciones para conformar el próximo Gobierno de Canarias y añadió que para los socialistas es "innegociable" que la presidencia del ejecutivo la ocupe Juan Fernando López Aguilar.

José Miguel Barragán manifestó que la buena voluntad "no es suficiente", por lo que pidió más reuniones para avanzar en acuerdos programáticos.

Puntualizó que el pacto con el PSOE "es difícil" porque CC no considera que López Aguilar pueda ocupar la presidencia del Gobierno "por todo lo que ha pasado" desde que fue elegido candidato, ya que para el ex ministro de Justicia los nacionalistas eran "los ladrones de Canarias".

Para poder superar "esa dificultad y esa desconfianza" los nacionalistas reclaman una agenda programática "enriquecedora" que podría provocar que CC "levantase la mano" para apoyar la investidura de López Aguilar, añadió.