El hijo, presunto autor del triple crimen de Burgos
El hijo ahora detenido, en una concentración en Burgos de 2006. (Ical).
Hace tres años fue el centro de todas las miradas por perder a sus padres y su hermano en un terrible asesinato. Hoy, su situación se repite, aunque de forma muy distinta, porque fue detenido el martes en Orense como el presunto autor del triple crimen, ocurrido el 7 de junio de 2004 en Burgos.

El joven, que tenía 16 años en el momento del parricidio, pasó ayer a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Burgos. Aunque en un principio recibió el mismo tratamiento que un adulto, después se le aplicará la Ley del Menor por la edad que tenía el día de los hechos.

Cuando pasó todo, el ahora detenido estaba interno en un colegio de Aranda de Duero (Burgos), donde parecía claro que había pasado la noche del crimen. Según los primeros datos, el padre le había llevado a la estación la tarde del suceso, como todos los domingos, para que cogiera un autobús hasta el centro educativo.
Los tres cuerpos fueron encontrados a la mañana siguiente por varios familiares que acudieron a la vivienda al no recibir noticias de las víctimas. Al entrar, se encontraron los cadáveres dispersos por la casa y con un «ensañamiento brutal».

Según la Policía, el trabajo ha supuesto «uno de los mayores retos de los últimos años», ya que el asesino «no forzó la puerta, no dejó rastro de su presencia ni fue visto por ninguno de los vecinos del inmueble». Además,  la investigación ha tenido problemas al cambiar a los encargados de ella.

Introvertido, pero correcto

La detención del hijo mayor del matrimonio llama más la atención al conocer cómo se implicó tras la muerte de sus padres. Acudió a su entierro y también a la concentración que se celebró poco después. Hace un año, protagonizó otra marcha en la que leyó un comunicado para pedir que se esclarecieran los hechos. Ha sido definido como introvertido, aunque correcto.